Domingo por la noche y la psiquis lo sabe. Para ello, el mejor antídoto, sin dudas, es una salida al teatro, que tan bien hace. Esta vez elegimos deshacernos de los dramas y apostar por un buen momento. Parece que varios tuvimos la misma idea, porque la sala estaba llena. Literalmente, ni una butaca vacía. Es que “Recontra P” está, justamente, recontra pensada. Recontra pedagógica. Recontra placentera, como para seguir en el mood de lo brindado.

Sobre la obra, escrita por Maximiliano Lovrincevich e interpretada por Kris Barbieri, Renato De Tellería, Carlos Guedes, Facundo Medina, Laureano Raffin y Adro Verbén, vale remarcar que es un espectáculo con ritmo vertiginoso a modo de vodevil lindante con lo burlesco y lo absurdo donde, con humor y parodias, cuentan cómo es ser homosexual hoy tanto como años atrás, la relación con los padres, cómo se lo confesaban y sus reacciones, los vínculos con sus amigos y la decisión tan compleja de decirlo o no. La relación con la sociedad también entra en escena junto a sus conflictos moralizadores y “esas preguntas de la gente” que el homosexual no para de recibir. Por ejemplo: ¿sos activa? ¿Pasivo? Sin dudas, en la obra activos son todos, dado que los públicos tienen gran interacción con el elenco. ¡Tienen que estar listos para ir a jugar y divertirse!

La experiencia teatral logra el cometido de entretener y educar. Pero también es una hora que servirá para crear consciencia, «abrir» cabezas y deshacernos de los prejuicios. A veces riendo -como cuando interpretan canciones de Valeria Lynch- pero con un subtexto fundamental y para prestar atención: no enfatizan en las frases trágicas de la cantante sino en todas donde se ama. Perla interesante. No cantan “mentira” sino que cierran la escena con la frase “aleluya por el modo que tienes de amar”. Es que el amor, simplemente, es.

Cargada de significados, en la obra cada intérprete está vestido de un color distinto en alusión a la bandera del orgullo. Es decir, un intérprete está todo vestido de amarillo, otro de verde, otro de rojo, otro de violeta, etcétera, que indica diversidad. Sin embargo, otro momento épico es cuando se ponen un sacón negro encima de sus vestuarios para dejar un claro mensaje «homo-géneo»: todos somos iguales en nuestra diversidad. Parece paradójico, pero en nuestras unicidades, todos lloramos, reímos, tememos y amamos.

Podés disfrutar del espectáculo los días domingos a las 21:30 horas desde el 11 de septiembre al 4 de diciembre de 2022 en el complejo Multiescena (Avenida Corrientes 1.764, Ciudad de Buenos Aires) y obtener entradas a través de alternativateatral.

Deja una respuesta