En consonancia con el Gobierno Nacional que para el próximo fin de semana largo apela al cuidado ciudadano, la responsabilidad individual y el respeto de los protocolos vigentes por parte del sector privado para permitir la reactivación del turismo, la gestión en la provincia de Buenos Aires que encabeza Axel Kicillof decidió suspender las actividades recreativas y comerciales en la franja horaria entre las 2 y 6 de la mañana.

De esta manera en el territorio bonaerense, que cuenta con 110 distritos en fase 4, se limitarán los encuentros sociales con un cupo máximo de hasta 10 personas a partir de este miércoles 31 de marzo. Vale mencionar que no estarán comprendidas por esta medida las actividades esenciales, productivas, agropecuarias y manufactureras.

El anuncio fue dado por el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, junto al ministro de Salud, Daniel Gollán. «La vida y la salud siempre están por encima de cualquier otra consideración», adelantó Bianco, al referirse a la posibilidad de nuevas restricciones una vez que concluya esta semana y si los casos positivos de coronavirus aumentan. De todas formas, el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, aseguró que el turismo interno no influye directamente en el incremento de estas cifras.

«Empezó la segunda ola. Tenemos que seguir privilegiando la salud de los bonaerenses. Estamos recibiendo muchas vacunas y estamos cerca de llegar a ese primer hito de vacunar a 2.5 millones de personas más expuestas al virus de mayor riesgo», afirmó Bianco. «Estamos absolutamente ocupados en esta situación no solo con recomendaciones o medidas puntuales sino, fundamentalmente, avanzando a todo vapor con el plan de vacunas más grande de la historia de la provincia».

Asimismo, interpeló a la población para mantener las medidas sanitarias básicas para evitar la propagación del virus, ante la llegada y circulación de nuevas cepas (entre las que ya se confirmaron las de Manaos, Río de Janeiro, California y Reino Unido). «Con gran solidaridad y esfuerzo de todos, el año pasado evitamos el colapso sanitario, miles de enfermedad y muerte. Tenemos que repetir esa épica de cuidarnos entre todos». «Hay un aumento fuerte de los casos, que empieza a impactar en el sistema. Puede entrar en crisis el sistema de diagnóstico y seguimiento de casos», detalló Gollán. «Si esto sigue en esta progresión, se puede poner en jaque todo el sistema sanitario del país, aun con todo el esfuerzo que hicimos para ampliar la capacidad de camas, testeos y respuestas», advirtió.

Finalmente, el titular de Salud de la provincia, recordó que «si no cumplimos estrictamente con los cuidados, no podremos mantener las actividades que habíamos logrado abrir». «Pedimos a la ciudadanía que redoble los esfuerzos en esta etapa final. Si hacemos las cosas bien, este podría ser el camino hacia la etapa final, está en nuestras manos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.