En el inicio de la 8° fecha de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol, San Lorenzo de Almagro sumó su segunda victoria al hilo y derrotó a Rosario Central por 2-0 en el Nuevo Gasómetro. El final fue «caliente», con algún tumulto y el equipo visitante que terminó el partido con dos hombres menos por las expulsiones de Emiliano Vecchio y Lautaro Blanco.

El entrenador Diego Dabove parece que encontró a su equipo ideal y, con mucho trabajo (y bastante autocrítica puertas adentro), logró torcer un rumbo que le era esquivo. Ahora sí, la gente de San Lorenzo tiene motivos para sonreír.

Franco Di Santo abrió la cuenta con una definición cruzada que dejó sin posibilidades a Jorge Broun. El equipo de Cristian González reaccionó y fue en busca del empate, pero chocó con la defensa azulgrana y las intervenciones de José Devecchi (otro acierto de Dabove).

Cuando el segundo tiempo se consumía, llegaron las agresiones, las corridas y las expulsiones. Poco y nada le importó a Ángel Romero, quien puso las cifras definitivas al partido.

Por otra parte, también por el grupo 1, Platense volvió de Santiago del Estero con tres puntos muy importantes. El «Calamar» superó 1-0 a Central Córdoba con gol de Franco Baldassarra, a falta de 15 minutos para el final del partido.

En el encuentro interzonal de la fecha, Patronato, en su estadio, derrotó 2-0 a Aldosivi y consiguió su primera victoria del certamen. Oliver Benítez y Lautaro Comas fueron los autores de los goles del equipo entrerriano.