Se trata del mejor tenista que nunca antes se haya visto. Su juego deslumbra, ha ganado todo. La tranquilidad que lo domina es asombrosa, ante miles de espectadores, flashes y la prensa. Pero el suizo no deja de ser una persona.
Cuesta creerlo, pero en su juventud Federer tenía muchos problemas de conducta y disciplina.  El mismo suizo dijo en una entrevista: «Cuando tenía 16 años me echaban de los entrenamientos y solía tirar mi raqueta al suelo». La incógnita pasa por saber cómo hizo para dejar atrás esos comportamientos negativos y convertirse en un caballero carismático que ha ganado nada más ni nada menos que 76 títulos en su carrera, 16 de ellos de Grand Slam, siendo así el tenista con más torneos Majors en la historia. Además, en este año 2012 alcanzó las 287 semanas al frente del ranking, pasando a ser el jugador con más tiempo en la cima del tenis mundial.
El mundo se sorprendió en 2009, cuando Federer rompió una raqueta en un partido ante Djokovic. El público chifló al suizo, en una imagen poco vista, de aquellas que si a uno se la cuentan no la cree hasta que la ve. Entre otras reacciones, contadas con los dedos de una mano, le gritó agresivamente al público ante Del Potro en Roland Garros 2012 para pedir silencio. Más atrás en el tiempo, jugando un partido en Roma en 2001 contra un verdadero triturador de raquetas como Marat Safin, también se lo vio estrellando su Wilson contra el polvo de ladrillo del foro itálico. No se puede juzgar al suizo por un momento de calentura, todos somos humanos y tenemos nuestros momentos de tensión (y más los deportistas de alto rendimiento). Pero claro, es el N°1 y todo aquello que haga estará en los ojos del mundo.
«Cuando era chico tiraba la raqueta y abandonaba el partido. Era muy fácil jugarle porque perdía el sexto game y dejaba de pelear. Además, como todos los tenistas, a los 12 años tenía miedo para jugar sus partidos, a veces se trepaba a un árbol y no se quería ni presentar en la cancha», le cuenta a .cero Claudio Sosa, psicólogo deportivo especializado que conoció al suizo en su etapa junior, aquel que se propuso ser el mejor y que lo logró. Condiciones tenía, tiene y tendrá, pero le faltaba ser más fuerte mentalmente.
“Hay que trabajar sobre la inteligencia emocional, el control de impulsos, pero partiendo de la base de que se tienen las condiciones. Después viene la misión táctica, la parte física y la fortaleza mental”, cuenta Marcelo Roffé, quien trabajó con selecciones argentinas juveniles en las que había un pequeño prodigio llamado Lionel Messi.
A los 17 años, Federer recurrió a la ayuda psicológica y pudo trabajar sobre su mente para tranquilizarse y poder entender distintas aristas de un juego traicionero y resultadista, donde el empate no existe. Roffé cree que la edad ideal para trabajar con un deportista es entre los 14 y los 21 años y explica que al suizo lo ayudó haber trabajado con un psicólogo para “cambiar totalmente su actitud, dominar sus impulsos y lograr una mentalidad ganadora”.
Roffé ve al suizo como “un espejo de autosuperación” por haber recuperado el n°1 del mundo tras haberlo perdido a manos de Rafael Nadal y de tener que competir con Novak Djokovic por la cima del tenis mundial. “Estar entre los 10 es un mérito, pero recuperar el 1 es un ejemplo de motivación interna, de actitud y mentalidad ganadora que lo va a dejar como el jugador más grande de toda la historia”, destaca el psicólogo deportivo.
El tenis es un deporte sumamente complejo si se tiene un marcador adverso durante todo el partido, o si se puede caer ante un rival en una sola bola, etc. Muchos jugadores pueden perder la cabeza y no saber regular la energía que tienen dentro suyo. Sobre este aspecto, Roffé considera que a veces hay que regular hasta dónde la agresividad competitiva se transforma en agresión hacia uno mismo, porque eso le puede quitar talento al deportista a la hora de jugar”. Sobre Federer, cree que es un gran jugador que aprovecha las situaciones adversas, que juega a las líneas si está complicado y que se recupera rápido del error”.
Federer conoció a Miroslava Vavrinek en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Su mujer, la madre de sus mellizas, es clave en la vida del suizo. Ambos suelen alquilar una casa en los países donde va a jugar torneos. Ese ambiente familiar es una de las claves para encontrar la relajación necesaria. Al año siguiente de conocer a su novia, ese gran sustento emocional, alcanzó el primer gran pico de su carrera. El joven Roger, versión rodete en el pelo y pañuelo en la cabeza, dio el gran batacazo del año al eliminar al heptacampeón de Wimbledon en la mismísima catedral del tenis, nada menos que a un norteamericano con padres griegos,y que sacaba bastante bien, un tal Pete Sampras.
Federer se calza la vincha, despliega su juego elegante hasta en las situaciones más difíciles, saliendo de un match point en contra pero jugándolo hasta el centímetro. Es asombroso que no se le conozcan casi lesiones. Claudio Sosa cree que “fallar es parte del tenis y el suizo entendió que el riesgo que tomaba era parte del juego, por más que la perdiera y así comenzó a tranquilizarse. Es un gran campeón que sale a buscar el punto con mucha decisión». Además, brinda un detalle curioso sobre el n°1 del tenis al decir que el ojo dominante del suizo es el izquierdo y que, por ende, lo domina el hemisferio cerebral derecho. “Las personas con estas características son más creativas, tienen mejor noción del espacio y toman más riesgos, pero también son más irascibles. Con el tiempo fue controlando sus emociones”, explica Sosa.
El excapitán de Copa Davis Junior sostiene que la mente en el tenis influye en un 90% por la toma de decisiones, en controlarla para que no se  juzgue ni se critique negativamente y así tener la tolerancia a la frustración”. Y la realidad es que en el tenis nada está dicho hasta la última bola, no hay empates y eso es durísimo. Roffé coincide en que se trata de un deporte muy mental: “el deporte con más dedicación en la mente es el golf, donde estás 4 horas y el tiempo de juego son 10 minutos. En el tenis, la pelota no está en juego en el 70% de las ocasiones y los circuitos de pensamientos negativos y positivos son decisivos. No hay que engancharse con el error y hay que tener autodiálogo positivo para recuperarse rápido, con cosas que se ejercitan como la relajación, visualización y buscar recuperación, además de algunos rituales entre punto y punto”.

Deportista se nace, por lo menos es mi pensamiento, no todos tienen las condiciones para hacer centro en el encordado de una raqueta o en la cabeza de un palo de golf, o la técnica para pegarle a una pelota de fútbol en todas las partes con precisión y así lograr el tiro deseado.  Roffé cree que  “al deportista se lo pule. Primero hay que tener un talento innato, genético y heredado. Campeón no solo se nace, también se lo hace puliéndolo”.
Parece que Roger Federer todo lo puede, que quedó atrás aquel chico que derramaba mala conducta en los courts, que ahora es un señor campeón de 31 años, padre de dos nenas, y que tiene ese lugar indudable de privilegio en la historia grande del tenis. Claro, como lo que es: simplemente el mejor.
Fuentes 
Claudio Sosa es psicólogo deportivo especializado en tenis y trabaja junto a deportistas de alto rendimiento. Trabaja principalmente con tenistas juniors y formó parte de la Asociación Argentina de Tenis y de la Escuela Nacional. También fue entrenador de Coria, Nalbandian, Calleri, Chela y Acasuso.
Marcelo Roffé es psicólogo deportivo. Tiene un Master en Psicología del deporte y de la Actividad Física en la Universidad Complutense de Madrid y es Presidente de la Asociación de Psicología del Deporte Argentina desde el año 2003. Fue responsable Entre 2000 y 2006 del área de Psicología del Deporte de las Selecciones Juveniles Argentinas de Fútbol, AFA (sub-15, sub-17 y sub-20) y asesor externo del cuerpo técnico de la selección mayor de fútbol conducido por José Pekerman para el mundial 2006 en Alemania.
Videos relacionados
Roger rompe una raqueta, la única vez que lo hizo en su carrera desde que es profesional. Fue ante Novak Djokovic en el Masters 1000 de Miami en 2009.
http://www.youtube.com/watch?v=LVwQX4hneL8
Se enoja con el público francés ante Del Potro, en Roland Garros 2012.
http://www.youtube.com/watch?v=Yd_ISSzxyZk
Le pide a la familia de Djokovic que se calle.
http://www.youtube.com/watch?v=X2GUpbNKSWs
Tira la raqueta al suelo vs Safin en Roma 2001.
http://www.youtube.com/watch?v=IM6x-sBoy1k
Reacciona cuando Del Potro pide que se revise el pique y en el medio insulta al umpire.
http://www.youtube.com/watch?v=koTTY3QuLcQ&feature=related