La capital de Brasil recibió el primero de los partidos de esta semana por los octavos de final. En Brasilia se medirían Francia y Nigeria. Por méritos propios, los galos habían despertado interés y se sumaron, desde su debut en esta Copa del Mundo, a la lista de candidatos a colocarse entre las mejores selecciones. En cambio, los africanos insinuaron más de lo que pudieron plasmar en sus tres juegos previos. Por eso se esperaba de este partido que salga un encuentro de ida y vuelta, dinámico y con dos equipos que priorizan el toque corto por abajo, sin pelotazos largos. Y en líneas generales, eso fue lo que brindaron.
Desde el principio las Águilas Verdes se adueñaron de la posesión con intenciones de llegadas mediante circulación del balón y pases en profundidad, mientras que Les Bleus se repitieron con centros desde la derecha. A los 19′ llegó el primer susto para los dirigidos por Didier Deschamps cuando Emmanuel Emenike metió un gol, pero que fue bien anulado por el árbitro porque el 9 estaba apenas adelantado cuando conectó el toque al primer palo. Tan solo 3 minutos después llegó la respuesta: en una contra, Mathieu Valbuena lanzó el centro y Paul Pogba remató de bolea para provocar el salto de Vincent Enyeama, quien tuvo que esforzarse para sacar el balón por arriba del arco.
Y aunque nos fuimos al entretiempo sin ver goles, el primer tiempo fue interesante gracias a los errores defensivos de ambos. Nigeria dejó una mejor imagen, pero no era suficiente para irse arriba en el tanteador.
En la segunda etapa se profundizaron los ataques para los dos equipos. A los 64′ Peter Odemwingie enganchó para el medio y antes de ingresar al área remató fuerte, pero tapó bien Hugo Lloris. Iban 70′ cuando entre Antoine Griezmann (quien cambió totalmente la cara de Francia apenas ingresó) y Karim Benzema hicieron una pared para dejar a este último frente al arquero, el delantero definió pese a la resistencia y la pelota se metía lentamente, pero llegó Victor Moses y la sacó sobre la línea. Era gol. Francia tendría otra chance más a los 77 minutos con un disparo de Mathieu Debuchy que fue a dar contra el travesaño. Tan solo 120 segundos después Benzema conectó de cabeza frente al arco pero nuevamente Enyeama respondió excelente y la sacó por arriba.
De tanto ir a buscarlo, los franceses se econtraron con el gol a los 79′ tras un tiro de esquina desde la izquierda que llegó hacia el guardametas y este no salió bien a evitar que le llegue la pelota a Pogba, quien con mucha tranquilidad le pegó el cabezazo para poner el partido 1-0 y sacar pasaje a cuartos de final. A partir del tanto, Nigeria se derrumbó y todo lo que habían trabajado (y bastante bien) durante el partido se esfumó en un segundo. Por eso cuando se jugaba tiempo agregado llegó el 2-0 con un gol en contra que pondría el marcador final para la estadística. Otro tiro de esquina, ahora desde la derecha, lo hicieron entre Valbuena y Benzema, el bajito dio un pase hacia el arco con destino para Griezmann pero la pelota le llegó a Joseph Yobo, quien la metió adentro contra la red.
Con este triunfo sin deslumbrar, Francia se metió entre los ocho mejores del mundo. Tendrán mucho trabajo y demasiadas cosas por mejorar hasta que llegue el día viernes y vuelvan a presentarse en el Maracaná. Nigeria se vuelve a casa y aún es cuenta pendiente canalizar en el campo de juego lo que todos suponemos que tienen para dar.