La selección argentina Sub-20 que dirige Humberto Grondona se quedó, de manera absoluta, con el Campeonato Sudamericano de la categoría y, con este título, sacó pasaje directo a los próximos Juegos Olímpicos a realizarse en Río de Janeiro en el año 2016.

Con el último encuentro ante el local, Uruguay, válido por el hexagonal final y con el atractivo de que el vencedor se adueñaba de la copa y obtenía la clasificación antes mencionada, se dieron todos los condimentos para que se colme el Estadio Centenario y que el equipo charrúa cuente con todo el aliento para salir a ganar y llenarse de gloria.

Pero no fue así, Argentina se quedó con el triunfo por 2-1 luego de dar vuelta el resultado y derrotar a un rival que se tomó el partido como una verdadera guerra deportiva. Por eso el juego no fue vistoso, demasiado trabado, ríspido y con más fuerza y empuje que creatividad y lujos. Con estas características, el marcador se abrió a los 8 minutos por medio del gran jugador Gastón Pereiro, al empujar la pelota debajo del arco tras el espectacular centro raso de Rodrigo Amaral y la salida en vano del arquero Augusto Batalla.

Con el tanteador a favor del anfitrión, el juego se consolidó para los celestes y justo antes de terminar la primera etapa, Sebastián Driussi igualó las cosas con un disparo boleado desde el punto penal tras un rebote luego del centro de Ángel Correa, genio y figura de este plantel.

Durante el segundo periodo las cosas no cambiaron demasiado, los futbolistas ponían cada vez más fuerte y el ambiente en el campo de juego se iba caldeando. Al mismo tiempo, el cansancio por la exigencia del juego se hacía notar y, levemente, la selección argentina se iría consolidando para capitalizar, a los 81 minutos de juego, el gol que le aseguraba la tranquilidad de saberse campeón. El responsable del festejo fue Correa. Giovanni Simeone aprovechó de contra para asitirlo, este se llevó la pelota hasta posicionarse frente al portero uruguayo y definió abajo con el pie derecho para silenciar a las casi 50.000 personas que observaban desde las tribunas cómo su equipo se quedaba sin chances olímpicas (Colombia había goleado previamente a Brasil por 3-0 y se quedó, finalmente, con el cupo para jugar un repechaje ante un representante de Concacaf).

Con este resultado final de 2-1, la albiceleste vuelve a obtener el campeonato luego de 12 años y regresa a los Juegos Olímpicos tras su sentida ausencia en Londres 2012. Además, tuvo en el joven Simeone al goleador del torneo (9 anotaciones en la misma cantidad de encuentros) y, lo más importante, la esperanza de muchos jugadores con gran futuro, como lo son el propio Giovanni, Ángel Correa, Augusto Batalla, Emanuel Mammana, Leandro Vega, Tiago Casasola, Leonardo Rolón, Cristian Espinoza y Sebastián Driussi, por mencionar solo algunos de los integrantes del plantel.

Y ya que hablo del futuro, ahora se viene la Copa Mundial de la categoría en Nueva Zelanda este mismo año, que tendrá a la Argentina, Brasil, Colombia y Uruguay como animadores. Asimismo, pese a este traspié deportivo, Uruguay sí asistirá a los Juegos Panamericanos 2015 junto a Brasil, Perú y Paraguay.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.