Una multitud de manifestantes comenzaron a congregarse en la explanada del Gran Palacio de Bangkok, en Tailandia, para pedir una reforma constitucional, la disolución de quienes actualmente integran el Parlamento y que se realicen nuevas elecciones en un marco democrático.

Con una cita inicial de poco más de cinco mil personas, la iniciativa que nació de agrupaciones estudiantiles este sábado comenzó a expandirse y manifestantes incitaron a que continúe hasta el domingo, aunque también solicitaron que se lleve adelante en forma pacífica.

Asimismo, estiman que la presencia se multiplique por más de diez veces y, de esta forma, igualar la manifestación más convocante desde el Golpe de Estado en 2004. Precisamente, consideran que la conformación de los poderes que ejercen en la actualidad son, de alguna manera, herederos de la Junta Militar que derrocó al gobierno hace poco menos de dos décadas.

Además, otro de los requerimientos tiene relación con limitar a la monarquía y que se ajuste a controles constitucionales. En cuanto a la amplitud de esto, pretenden que se derogue la Ley de Lesa Majestad hacia el rey Maha Vajiralongkorn, que penaliza con hasta 15 años de prisión a quien critique a la Familia Real la cual, curiosamente, reside en Alemania junto a un harén de 20 mujeres. Este es uno de los motivos por lo que los medios de comunicación tailandeses se autocensuran permanentemente para no ser multados.