Valeria Malatino, realizadora y codirectora del Festival Internacional de Cine de Puerto Madryn (MAFICI), nos contó los detalles de esta nueva edición que se lleva a cabo del 19 al 29 de septiembre y que conjuga la virtualidad y la naturaleza en los tiempos que corren.

La parte online del festival se va a encontrar en la plataforma OctubreTV, que ya fue el hogar virtual de otros eventos audiovisuales durante estos meses. «Uno empieza a buscar nuevas opciones y oportunidades de proyección al no tener las salas y así establecimos un convenio con OctubreTV. De esa manera, podemos llegar con MAFICI a todo el país, lo cual para nosotros fue un paso sumamente interesante porque la programación se compone de 150 películas y, gran parte de ellas, van a estar disponibles y vamos a llegar a cada rinconcito del país». Sin embargo, lo más interesante es que este evento encontró una forma de sostener su carácter presencial en medio de la pandemia y, sobre esto, Valeria nos cuenta que «la instancia para desarrollar lo presencial que podemos es un hermosísimo autocine frente al mar. Desde los comienzos del MAFICI lo realizamos y que la gente de Puerto Madryn pueda seguir disfrutando de tener ese encuentro con la pantalla grande frente a las aguas del Golfo Nuevo donde hoy tenemos ballenas, es realmente algo para celebrar aún en estos tiempos difíciles».

Sobre la programación (que podés consultar acá), la directora sostiene que el espíritu del festival se compone de una prioridad por destacar la mejor ópera prima argentina y sobre las 15 secciones que también forman parte, agrega que «en toda esta cantidad de secciones nos interesan películas de todo el mundo y nos tomamos un tiempo bastante importante para decidir toda nuestra programación, que es el alma de nuestro festival».

También conversamos sobre las actividades especiales. Destaca que las personas que se inscribieron hasta el momento provienen del mundo entero, «es increíble y supongo que cuando termine el MAFICI vamos a repensar todo lo positivo que nos dio esta situación obligada al principio por la pandemia. Creo que hay cosas que van a quedar y van a ser muy buenas», revela Malatino.

El cine a los barrios

El MAFICI cada año se acerca a las juntas vecinales con el objetivo de que el cine y el arte no sean un privilegio y que llegue realmente a todos los sectores, y proyectan películas a los chicos de los barrios más periféricos junto con una merienda de chocolatada y churros. Ahora, ¿cómo sostener este espacio tan importante en medio de la pandemia? Valeria se refiere a esto: «Son chicos que por ahí nunca tuvieron acceso a ver una película en pantalla grande, aún con el trabajo que venimos haciendo todos estos años, siempre nos encontramos con chicos que nunca vieron una película en pantalla grande. Este año por los protocolos no íbamos a poder llegar a los barrios con las meriendas como siempre, lo que vamos a hacer es ir a los barrios con autocine. Vamos a trasladar la logística que implica, porque el autocine es la única manera que permite cumplir todos los protocolos. Vamos a poder llegar a los barrios para que las familias y estos chicos, a quienes siempre les llevamos el cine en pantalla grande, este año también lo puedan tener».