El máximo estamento del fútbol mundial está visto con lupa por todo el mundo, y desde hace un tiempo, por los hechos de corrupción que salieron a la luz y que todavía siguen en vías de investigación por la justicia noerteamericana.

Pero en estos días fue noticia por un hecho sorpresivo y de gran avance en los tiempos que corren: una mujer será la secretaria general de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), uno de los puestos claves de la institución.

La agraciada para tal comedido es la senegalesa Fatma Samba Diouf Samoura, de 54 años, y que tiene gran experiencia al lidiar con temas importantes a nivel mundial tales como hechos de lesa humanidad, por ejemplo. Es diplomática y trabaja para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde 1995.

Antes de conocerse la noticia de su ingreso a la FIFA, Fatma estuvo como miembro de observación para las elecciones en Madagascar. Conoce África por haber nacido allí y por sus múltiples tareas para la ONU en distintos países. Además, también trabajó en Kosovo, Afganistán y Sierra Leona.

El puesto en la Secretaría General era ocupado por Jerome Valcke, quien fue suspendido y más tarde expulsado del organismo acusado de corrupción. Ese puesto clave en la FIFA, Gianni Infantino, su presidente, se lo dio a Fatma porque es una diplomática de renombre a nivel mundial. Cuando Infantino propuso a la oriunda de Senegal en el último comité, todos se miraron entre sí al no conocerla y por ser mujer, pero cuando se presentó su pliego de antecedentes nadie objetó sus pergaminos.