Luego de 35 años de disputar la primera final de Copa Davis en Cincinnati cuando se creó el formato de Grupo Mundial, Argentina logró consagrarse y obtener la Ensaladera de Plata por primera vez en la historia.

Atrás quedarán los cuatro intentos fallidos y las finales que tuvieron a nuestro país como actor de reparto para ver cómo quedaba a un paso de la gloria máxima. En un lugar secundario en los vitrales del recuerdo se sitúan Cincinnati 1981, Moscú 2006, Mar del Plata 2008 y Sevilla 2011, ya que ahora la memoria tendrá ubicaciones especiales para los nombres de Federico Delbonis, Juan Martín Del Potro, Leonardo Mayer y Guido Pella que en Zagreb 2016 y en forma épica consiguieron lo que nadie antes pudo.

Asimismo, un párrafo aparte merece el capitán Daniel Orsanic, quien confió en todo momento y etapas del certamen en los mismos tenistas, trabajó para formar un verdadero equipo y se mantuvo firme en sus decisiones y elecciones para coronarse este domingo 27 de noviembre en Croacia ante un local de muy buen nivel que no regaló un solo punto.

El comienzo de la coronación

En primer turno, el viernes 25 Federico Delbonis luchó a 5 sets ante Marin Cilic, pero no pudo darse el primer punto para arrancar la serie de manera favorable. Delbo estuvo a la altura de las circunstancias, pero el actual número seis del ranking ATP no dio tregua. El resultado del primer juego dejó un 3-6, 5-7, 6-3, 6-1 y 2-6 para el croata.

Con la obligación de poner las cosas 1-1 para no llegar con chances mínimas al enfrentamiento por dobles del día sábado, Juan Martín Del Potro venció a Ivo Karlovic, otro hueso duro de roer. Y la Torre de Tandil así lo consiguió. En 3 horas con 19 minutos de partido Delpo ganó 6-4, 6-7, 6-3 y 7-5.

El día sábado fue el turno de los ya mencionados dobles, que no tuvieron la mejor versión de Leonardo Mayer en cancha (junto a Del Potro) y fue aprovechado por el propio Cilic e Ivan Dodig, quienes pusieron la serie final 2-1 a su favor con un contundente 7-6, 7-6 y 6-3.

Domingo histórico

Así, debajo en la pizarra y cuando no quedaban márgenes para el error, el último día tuvo a Del Potro frente a frente con Cilic para dejarnos un encuentro que será difícil de olvidar. El tandilense remontó un 0-2 abajo en los primeros sets y dio vuelta el partido con la máxima entrega que un deportista puede llegar a ofrecer en una final como esta. Realmente fue emocionante ver el sacrificio y la calidad en el juego de un atleta que viene de estar prácticamente retirado (hecho que ya hablamos varias veces durante su recordada participación en los Juegos Olímpicos de este año en Río de Janeiro). “Es inolvidable, lo voy a recordar siempre”, declaró Juan Martín una vez concluido el partido.

Con una duración de 4 horas y 53 minutos, Argentina estaba 2-2 frente a Crocia por el 6-7, 2-6, 7-5, 6-4 y 6-3 de un jugador que ya se convirtió en leyenda y el último punto, el decisivo, recaía en Federico Delbonis que se mediría nada más ni menos que ante el experimentado Karlovic.

Soberbio, aplastante, superlativo y majestuoso podrían ser algunos de los adjetivos calificativos para el partido que ofreció el nacido en Azul. 6-4, 6-3 y 6-2 en 2 horas y 9 minutos tuvo de duración la lección que el tenista argentino puso en el rectángulo en Zagreb para materializar un anhelo hasta el momento nunca antes alcanzado. “Es un logro de todo el tenis argentino”, manifestó un emocionado Orsanic apenas consagrado. Por su parte, Delbonis aseguró que “todos jugamos hoy en la pista porque somos un equipo” y agregó que “fue mi mejor victoria en Copa Davis”.

De esta forma, Argentina se queda con la Copa Davis por primera vez en la historia y se une a Estados Unidos (32 veces campeón), Australia (28), Gran Bretaña (10), Francia (9), Suecia (7), España (5), Alemania (3), República Checa (3), Rusia (2) e Italia, Serbia, Suiza, Sudáfrica y Croacia (con un título en su haber).

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.