El conjunto nacional le ganó al europeo por dos a cero, con goles de Ever Banega y Manuel Lanzini, y sin su figura estelar, en el Ethiad Stadium (Manchester, Inglaterra) y en el marco de la fecha FIFA de amistosos internacionales.

Muchos eran los interrogantes que se planteaban previos a este partido: los protagonistas del once inicial, el dibujo táctico y, principalmente, la idea de juego adaptada a emplearla sin Lionel Messi, quien quedó afuera del partido por una sobrecarga muscular.

Lo cierto es que se pudo observar una actuación de media a muy buena del equipo de Jorge Sampaoli, se pudieron lograr asociaciones ofensivas entre Lanzini, Ángel Di María, Gonzalo Higuaín y los bien ingresados Banega y Diego Perotti. Sin embargo, se observaron cierta falta de coordinación defensiva, las que evidenciaron que la línea de cuatro no está del todo afianzada, y permitió a los delanteros italianos quedar prácticamente mano a mano con Wilfredo Caballero, quien tuvo una excelente actuación al intervenir en situaciones decisivas.

El primer tiempo

El primer periodo tuvo a una Argentina dominante en su mayor parte del tiempo, con manejo la pelota y generación de sociedades en la mitad de la cancha que prosperaron hacia un ataque en velocidad y, si bien no fue contundente en el arco rival, generó acciones peligrosas como para marcar la ventaja. Ángel Di María tuvo un rol que, además de ofrecer el desborde por la banda izquierda, aportó en la generación de juego con dominio de balón y pase gol. Leandro Paredes pudo encontrar su posición en el campo más cerca de la contención, fue sabio para encontrar los espacios que le permitieron adelantarse y asistir a los delanteros de buena forma. Por su parte, Lanzini en velocidad marcó el desequilibrio y también se mostró como una carta ofensiva, tanto en la generación como en la definición.

Asimismo, en ataque Higuaín también fue uno de los puntos altos para destacar del primer tiempo, ya que trabajó muy bien en el arrastre de la marca y lo que siempre hace bien cuando está en su nivel óptimo: pivotear. Sin embargo, la selección nacional no logró ser contundente en el arco rival y, debido al experimentado arquero italiano Gianluigi Buffon, la primera parte iba a concluir sin goles en las metas.

Todo cambió en la segunda parte

Distinto iba a ser el comienzo de la segunda mitad del encuentro. El combinado europeo reaccionó ante la superación que había sufrido y salió al terreno de juego decidido a ponerse en ventaja. Fue entonces el momento de observar falencias defensivas de Argentina y también la gran actuación de Wilfredo Caballero, quien se lució al tapar en reiteradas ocasiones remates de los delanteros azzurros, salió a achicar con gran personalidad y resolvió de muy buena manera cuando fue exigido. No es un dato menor que dio todos los rebotes hacia un costado.

Estos atenuantes parecieron servir como disparador anímico del conjunto nacional y, promediando el segundo tiempo, volvieron a aparecer las sociedades que se habían generado en la primera etapa. El ingresado Diego Perotti tuvo una buena actuación en el mediocampo, así como también Ever Banega, quien gravitó desde la posición de marcador central a un generador de juego. Por eso, a los 29 minutos supo combinarse con Giovani Lo Celso y, con un zurdazo cruzado en la medialuna del área, marcó la ventaja ante un Buffon parado, que quedó a contra pierna. A partir de ese momento, el partido iba a empezar a definirse, con una Argentina completamente dominadora de las acciones y, para terminar de confirmarlo, el broche de oro lo puso Manuel Lanzini que, luego de una contra y posterior asistencia de Gonzalo Higuaín, definió de manera excelsa con un remate que colgó al ángulo derecho de Buffon sin que este pudiera hacer nada para evitar el 2 a 0 final del encuentro.

Las conclusiones post partido

En términos generales, la evaluación de la actuación de la Selección Argentina fue positiva, ya que en primera instancia eran muchas las dudas que se habían generado con respecto al desempeño en sus últimos encuentros y, sin dudas, la ausencia de Lionel Messi generaba el mayor interrogante debido a que el equipo se volvió dependiente de su juego. No obstante, estos mismos interrogantes parecieron haber quedado sepultados luego de la muy buena actuación en generación de juego y resolución, casi sin extrañar al 10.

Si bien la ofensiva fue destacable, quedaron ciertas dudas referidas al desempeño que tuvo la línea defensiva. En reiteradas ocasiones se pudo ver a los defensores argentinos muy adelantados para conseguir presión, lo que provocó desatenciones que dejaron a los delanteros rivales de cara a lo que pudo haber sido un gol italiano. Se debe tener en cuenta también que los nombres integrantes de la saga nunca habían jugado juntos, lo que sin dudas actuó como causa de las observaciones antes mencionadas.

Mas allá de esto, Sampaoli seguramente se fue del estadio del Manchester City de muy buen ánimo y con nuevas alternativas que surgieron a partir de las destacadas actuaciones que tuvieron jugadores que estaban en duda para completar la lista mundialista. A casos como los de Lanzini, Paredes, Nicolás Tagliafico y Fabricio Bustos, que han tenido buenos desempeños, se le suma el de Wilfredo Caballero, quien con un bajo perfil ante su convocatoria, con sus 36 años y con una excelente actuación, genera una nueva y fuerte alternativa para el arco, como… ¿suplente?

El próximo desafío será el martes 27 de marzo en Madrid a partir de las 17:30 horas (de Argentina) cuando el rival sea España, seguramente ya con Messi en cancha y con la confianza de haber resuelto el primero de los amistosos de gran manera.

Formaciones e incidencias

Argentina: Wilfredo Caballero; Nicolás Tagliafico, Nicolás Otamendi, Federico Fazio, Fabricio Bustos; Leandro Paredes, Lucas Biglia; Ángel Di María, Giovani Lo Celso, Manuel Lanzini; Gonzalo Higuían. Director técnico: Jorge Sampaoli.

Italia: Gianluigi Buffon; Leonardo Bonucci, Daniele Rugani, Mattia De Sciglio, Alessandro Florenzi; Marco Parolo, Jorginho, Marco Verratti; Ciro Immobile, Lorenzo Insigne, Federico Chiesa. Entrenador: Luigi DI Biagio.

Goles: Ever Banega 74′ y Manuel Lanzini 84′.

Cambios: 61′ Antonio Candreva por Federico Chiesa (Italia), 61′ Lorenzo Pellegrini por Marco Parolo (Italia), 61′ Davide Zappacosta por Alessandro Florenzi (Italia), 64′ Diego Perotti por Ángel Di María (Argentina), 64′ Ever Banega por Leandro Paredes (Argentina), 71′ Bryan Cristante por Marco Verratti (Italia), 74′ Patrick Cutrone por Ciro Immobile (Italia), 75′ Cristian Pavón por Giovani Lo Celso (Argentina), 81′ Andrea Belotti por Jorginho (Italia), 89′ Gabriel Mecado por Fabricio Bustos (Argentina).

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.