eva Nuevamente la moda y los brillos de Roberto Piazza dijeron presente en la noche de Buenos Aires. Esta vez fue el martes 7 mayo en la Legislatura Porteña, día del 94° aniversario del nacimiento de María Eva Duarte de Perón, en el que presentó su nueva colección, denominada “Eva, la mujer flor”, totalmente a beneficio de los jardines de infantes de La Plata que se vieron afectados por las inundaciones ocurridas a comienzos del mes pasado.

Roberto confesó que, cuando la Legislatura Porteña lo convocó para hacer un tributo de alta costura inspirado en Eva, se sintió muy movilizado con la propuesta: “Para mí es emocionante porque conozco toda su historia. Me dijeron: hagamos un espectáculo pero para el cumpleaños 94, con mucha alegría, con mucho brillo, y dije ¿qué hago?, ¿cómo lo titulo? ¿qué es Eva? Para mi es una mujer flor, recordé ese vestido famoso que ella tenia cortado en la cintura, con la falda armada toda en tules, de Dior, era color rosa bebé, lleno de cristales y paillettes, era una flor llena de pétalos, y así nació Eva, la mujer flor”.

En cuanto a su nueva colección, te comento que Roberto se inspiró en uno de los estilos que creó Christian Dior casi a mediados de Siglo XX: “en 1945 se llamaba ‘línea x´, ‘new look´ o ‘línea flor´, los vestidos eran corsets cortados a la cintura o cadera y las faldas armadas con varias enaguas”, también explicó que la casa Dior recibía pedidos de Evita y que el diseñador tenia un maniquí con sus medidas: “era muy chiquitita, talle 38, muy frágil, muy pequeña, más pequeña que una mannequin”, agregó Roberto Piazza.

Este homenaje se debe a la profunda admiración que sintió desde pequeño por Evita, quien para él fue un símbolo de femineidad que no tuvo parangón: “chic, sofisticada, con la única que me atrevería a comparar su belleza, y elegancia extrema es con Lady Di”. Según comentó, para realizar estas creaciones imaginó que Eva estaba viva, que lo visitaba en su maison y le decía: “Roberto, quiero un vestido para ir a la fiesta de Máxima Zorreguieta”, tal como lo expresó. “Entonces diseñé un vestido todo hecho en pétalos de organza, en piedras de colores, en degradé, violetas, naranjas; también hay uno en color naranja oro y negro, de encaje, bordado en azabache negro”.

Foto: www.lapostacapital.com.ar

Foto: www.lapostacapital.com.ar

La apertura comenzó pocos minutos antes de las 22 horas y estuvo a cargo del vicepresidente primero de la Legislatura Porteña, el diputado Cristian Ritondo, quien dio la bienvenida a los presentes a “la casa de la democracia de la Ciudad de Buenos Aires”. Agradeció a los colaboradores de la Legislatura y a Roberto Piazza por llevar adelante el homenaje a Eva “en este día tan especial […], en este lugar que fue donde tuvo sede su Fundación, donde Evita trabajó incansablemente”.

Ritondo también agradeció la presencia de Micaela Verón, hija de María de los Ángeles Verón (Marita Verón) -desaparecida el 3 de abril de 2002- quien asistió en representación de su abuela, Susana Trimarco –madre de Marita. Allí le entregaron una bandeja en reconocimiento al esfuerzo que ambas realizan en su lucha incansable contra la trata de personas. A su vez, destacó la actividad que fomenta Roberto Piazza: “que desde su fundación nos da un ejemplo de vida, por la valentía y el coraje de contar su experiencia para saber qué hay que hacer y cómo hay que defender a los niños” contra el abuso sexual infantil y la violencia familiar.

Foto: www.lapostacapital.com.ar

Foto: www.lapostacapital.com.ar

Luego, fue el turno de Roberto, quién también agradeció la presencia de Micaela Verón e incluso, junto a Marcela Feudale, le entregó el premio “Un niño feliz para un mundo mejor”, realizado y donado por Juan Carlos Pallarols para Susana Trimarco quien, a pesar de no haber podido asistir por problemas de salud, envió una nota en agradecimiento por la distinción recibida.

Roberto también donó a la Legislatura Porteña dos sombreros que habían pertenecido a Eva Perón y al mismo tiempo Ritondo le hizo entrega de un reconocimiento a la Fundación Roberto Piazza contra el abuso sexual infantil y la violencia familiar, la cual “reabrió sus puertas oficialmente” luego de un año de inactividad. Piazza, además, comentó que el 28 de septiembre 2013 realizará este mismo show en el Celebrity Centre de Hollywood porque “Eva es el ícono femenino más importante que hay en el mundo”, según palabras textuales de Roberto.

Antes de finalizar el cierre de la presentación, Roberto leyó una carta de amor que Perón le escribió a Eva, el 14 de octubre de 1945, cuando se encontraba preso en la isla Martín García. A continuación se proyectó un video homenaje con imágenes de diversos momentos en la vida de Evita musicalizado con la voz de Patricia Sosa, quien cantó “Olvidarte no podrán”, un tema de su autoría que compuso para la película “Eva Perón” interpretada por Víctor Laplace y Ester Goris, estrenada en 1996.

Alrededor de las 22:30 comenzó el desfile en el cual Piazza presentó cien vestidos confeccionados íntegramente a mano, tanto los bordados como las pinturas y los sombreados, los cuales fueron exhibidos por casi treinta mannequins que debían recorrer 200 metros de alfombra, porque el desfile comenzaba en el primer piso de la Legislatura y continuaba en planta baja. Roberto comentó que “les decía a las mannequin: vos andá en taco alto y volvé en zapatillas, porque es tremenda la vuelta, y subir y bajar escaleras, son 400 metros por pasada”.

Carmen Yazalde con Walter Vazquez. Foto: Gabriela Elizabeth Inovich

Carmen Yazalde con Walter Vazquez. Foto: Gabriela Elizabeth Inovich

Carmen Yazalde -a quien Roberto convocó para cerrar el desfile- y Vicky Antille –la primera modelo que tuvo Piazza desde sus comienzos- fueron las más llamativas. Además, desfilaron modelos masculinos, que presentaron la colección del diseñador Tito Samelnik, dueño de la sastrería Matices, con Hernán Drago al frente de la pasarela. Walter Vázquez, coreógrafo, bailarín y cantante con quien Piazza concretó su unión civil en septiembre de 2010 -luego de once años de estar en pareja-  también tuvo un rol protagónico durante el evento, al acompañar a Yazalde y Antille en varios momentos.

Durante más de dos horas se sucedieron modelos de lo más variados, con escotes pronunciados, ondeados, cuadrados o tipo corazón, corsets ajustados a la cintura acompañados por amplias faldas superpuestas, con volados abultados, tules, rasos, bordados brillantes, con paillettes o piedras, plumas coloridas en faldas y tocados, espaldas descubiertas, colores fuertes (como el rojo, rosa, naranja, verde, dorado, bordeaux, turquesa), túnicas estilo hindú o vestidos cortos como el de la modelo y bailarina Loreley Portas, con flores gigantes pintadas en forma artesanal; cabellos recogidos estilo retro con chignones (rodetes) y ondas grandes, carteras tipo “sobre” en combinación con los vestidos y guantes largos de fiesta. Para que tengas una idea aproximada de lo que Piazza presentó en su show, todo fue en exceso pero a la vez en su justa medida, como solo Roberto sabe hacerlo.

Julia Zenko. Foto: Gabriela Elizabeth Inovich

Julia Zenko. Foto: Gabriela Elizabeth Inovich

Llegó la medianoche y alrededor de las 0:15 -del miércoles 8 de mayo-, Diana María interpretó la “Oración a Eva Perón”, un emotivo poema compuesto por Julia Prilutzky Farny al cumplirse un año de la muerte de Evita, el 26 de julio de 1953. Luego, el desfile continuó, y al promediar el final de la noche, hubo pasadas con vestidos de novias en color blanco e incluso uno en color negro que desfiló Vicky Antille, con la prestancia que la caracteriza. A continuación de esto, Julia Zenko cantó “No llores por mí, Argentina”, la versión en español del tema más popular de la obra “Evita”, el musical compuesto por Andrew Lloyd Webber a mediados de los 70’ y estrenado en Londres en junio de 1978.

Foto: Gabriela Elizabeth Inovich

Foto: Gabriela Elizabeth Inovich

Cabe destacar que, entre los presentes, también se encontraba Elena Lucena quien, junto a Nelly Omar, fueron las dos grandes amigas que tuvo Eva desde su juventud. Roberto antes de comenzar el desfile me comentó que “Nelly Omar manda un beso muy grande; hoy a la mañana me llamó, está muy bien, pero no se anima a venir, tiene miedo a caerse, tiene 103 años y Elena tiene casi 100. Para mí hubiera sido maravilloso que estuvieran las dos; son las dos únicas amigas intimas desde su soltería”. Otros invitados famosos que estuvieron esa noche fueron Hilda Bernard, Marta Bianchi, Silvia Montanari, Ana María Giunta, Luisa Albinoni, Noemí Serantes, Marcelo Iripino, Fanny Mandelbaum, Manuela Bravo y Beatriz Salomón, entre otros.

Te anticipé que, para el cierre de la noche, Roberto eligió a Carmen Yazalde y así fue: desfiló vestida de Evita para colocarle el broche de oro al evento que estaba llegando a su fin, alrededor de la 1 de la mañana. Como “nota de color”, te comento que inicialmente Piazza se lo propuso a Leticia Brédice, pero dado que la actriz se encuentra actualmente sin trabajo, le pidió a Roberto cobrar un cachet o que le regalara 20 de sus vestidos, lo cual generó gran disgusto en el diseñador, pues tal como te comenté al comienzo de esta nota, se trataba de un desfile solidario. Respecto a Leticia, Roberto me comentó que si bien la admira (dado que es una talentosa actriz), “está un poco crazy, tiene que bajar cuatro o cinco decibeles, yo también, pero no soy tan maleducado como ella”. Le consulté si aceptaría sus disculpas, pero respondió que “no, no se puede perdonar a nadie, estamos grandes para las disculpas, cuando alguien me dice perdoname, le digo sí, quedate tranquilo, pero jamás te voy a perdonar”.

Así es Roberto Piazza, intenso, sincero, solidario, emotivo, un artista de la moda, un hacedor de obras de arte que toda mannequin desearía lucir, alguien que lucha por su ideal de un mundo mejor en lugar de pensar que todo está perdido, alguien a quien sus brillos no logran encandilar, por más que aparente lo contrario.

Fotos de Gabriela Elizabeth Inovich para .cero.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.