David Nalbandian y Horacio Zeballos son sinónimo de dobles de Copa Davis, y ya no solo de Argentina. Ambos vencieron a Michel Llodra, uno de los mejores doblistas del mundo, y a Julien Benneteau por 3-6, 7-6 (3), 7-5 y 6-3. No será una victoria más, porque ganar un partido así cuando no se es favorito cuesta y mucho.
El primer set fue extraño. Argentina tuvo chances de quebrar, pero no lo logró y Nalbandian perdió su saque cuando estaba 3-4. Luego vino la pareja de “Les Bleus” y confirmó el quiebre para llevarse el parcial por 6-3. La dupla dirigida por Arnaud Clement generó 7 chances para quedarse con el servicio de los argentinos y una sola le alcanzó para imponerse en el primer set.
El segundo no tuvo quiebres, con un nivel muy parejo en cada equipo y con olor a tie break. Finalmente, jugaron el desempate, donde Argentina empezó a mostrar más solidez, con Nalbandian a puro corazón y un Zeballos que debe haber jugado uno de los mejores partidos de su carrera. Sacaron una ventaja amplia en el tie break y lo ganaron por 7-3.
La dupla argentina estuvo complicada en el tercer set, cuando llegó a estar 2-5, y set point en contra. Zeballos salvó varias oportunidades de perder el parcial. Benneteau estaba 5-3 con su saque, pero los doblistas argentinos se agrandaron cuando estaban en desventaja, buscaron el set con decisión a pesar de perder hasta ese momento. Finalmente quebraron, mantuvieron sus saques, rompieron dos veces el servicio de sus rivales y así ganaron los 5 games al hilo que necesitaban para ganar por 7-5.

Foto: Télam.


Ya en el cuarto parcial, Zeballos mostró su mejor juego, le pegó a todo, con paralelos que dejaron parados a los franceses, y en particular a Llodra y su volea, una de las mejores del circuito. Nalbandian demostró nuevamente que es un talentoso, porque puede sacar un drive violento, una volea corta en la red y entiende de estrategia de dobles. Lograron quebrar el saque de Llodra, confirmaron su servicio y cuando Benneteau tenía que mantener no lo hizo porque se encontró con dos jugadores a los que les salieron todas. Nalbandian cerró el partido con una devolución categórica de drive por la paralela y explotó el Parque Roca: “El domingo, cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar”.
Si Juan Mónaco (19° en el ranking) le gana a Jo-Wilfried Tsonga (n°8 del mundo), Argentina estará en semifinales y deberá esperar por el ganador de Kazajstán-República Checa (ganan los checos 2-1). Si hay un quinto punto, Carlos Berlocq tendrá su revancha y Francia no confirmó a un jugador para ese encuentro. Gilles Simon tuvo molestias en su espalda en el partido ante Mónaco y Benneteau es uno de los candidatos.
El sueño sigue intacto a pesar de que Argentina no partió como favorito en la serie. El dobles fue una muestra contundente de entrega, corazón y el deseo de estos jugadores de ganar la Copa Davis. El domingo se definirá si ese sueño puede hacerse realidad en unos meses.