Puede ser extraño que un país cambie su bandera, y más raro aún es que un símbolo nacional de estas características pueda tener en su diseño algo relacionado con el deporte. Sin embargo, este podría ser el caso de Nueva Zelanda si una campaña gubernamental tiene éxito.

Este país de Oceanía tiene una bandera muy similar a la de su vecino Australia. Ambas tienen en un recuadro ubicado en la parte superior izquierda la Union Jack, la divisa del Reino Unido, sobre un fondo de color azul con estrellas en la parte derecha. La única diferencia es el color de las estrellas que son blancas en el caso australiano y rojas para Nueva Zelanda.

A raíz de esta similitud, el gobierno encabezado por el primer ministro John Key decidió modificar la bandera por algo «más distintivamente neozelandés». Mediante un llamado se convocó a que se presentaran diversos diseños alternativos para la enseña nacional. Tras ser recibidas 10.292 propuestas, el panel del Proyecto de Consideración de Bandera escogió los cuarenta finalistas. En un comunicado, los expertos señalaron que «una potencial nueva bandera debe ser inconfundiblemente de Nueva Zelanda, que nos represente como una nación progresista, inclusiva, que está conectada a su entorno y que tiene un sentido de su pasado y una visión a futuro».

La mayoría de las banderas sugeridas tiene entre su diseño imágenes de los símbolos neozelandeses como la hoja de helecho plateado, la constelación de la Cruz del Sur y el kiwi. Y la hoja es, además, un elemento distintivo del seleccionado de rugby de Nueva Zelanda, los All Blacks.

La tarea del panel es reducir, para el mes de septiembre, este listado a tan solo cuatro propuestas que serán sometidas a un referéndum a realizarse en noviembre o diciembre para que el pueblo neozelandés elija su futura bandera. Posteriormente otra consulta, en marzo de 2016, será entre la actual insignia y la elegida a fin de este año. De esta forma quedará elegida la futura bandera de Nueva Zelanda.

Sin embargo, es importante destacar que podría darse el caso de que la actual bandera siga siendo la enseña nacional de Nueva Zelanda. Esto se debe a los antecedentes existentes en la materia. Entre la gente mayor esta iniciativa no está exenta de polémicas. La televisión neozelandesa hizo un sondeo en 2014 que reveló que un gran número de neozelandeses deseaban mantener su actual bandera: 72% dijeron estar en contra de un cambio y 28 a favor.

La bandera actual

La enseña de Nueva Zelanda es un fondo azul oscuro con una bandera del Reino Unido en la esquina superior izquierda. A la derecha tiene cuatro estrellas rojas con borde blanco. Las estrellas representan la constelación de la Cruz del Sur. Se usa desde 1869 y su adopción formal tuvo lugar en 1902.

La primera bandera de Nueva Zelanda se adoptó en marzo de 1834 mediante una elección hecha por las tribus que habitaban la isla, una reunión realizada en Waitangi por pedido del residente británico James Busby. Posteriormente, las tribus unidas declararon la independencia del país en 1835. Tres modelos de bandera fueron diseñadas y propuestas por el misionero Henry Williams, y los jefes tribales rechazaron otras dos ideas que incluían la Union Jack en favor de una bandera que tenía una reformada cruz de San Jorge.

Esta bandera se convirtió en la enseña de las Tribus Unidas de Nueva Zelanda y fue reconocida oficialmente en agosto de 1835.

En 1869 el primer teniente Albert Hastings Markham, del barco HMS Blanche de la Marina Real, envió un pedido al gobernador de Nueva Zelanda, Sir George Bowen, en el que requería que se estableciera una bandera nacional para el país. Su propuesta incluía la Cruz del Sur. Esta bandera fue aprobada y se usó como insignia en los barcos y, de hecho, como bandera nacional tras la Segunda Guerra de los Boers de 1902 y el rey de Inglaterra, Eduardo VII, el 24 de marzo de ese mismo año la declaró como bandera nacional de Nueva Zelanda.