Durante los últimos tiempos en la Ciudad de Buenos Aires se volvió bastante difícil poder alquilar una vivienda. Sumado a la imposibilidad de comprar una, el panorama para las familias a las que aqueja este problema se torna más complicado.
En ese marco, el legislador porteño del MST-Nueva Izquierda, Alejandro Bodart, presentó en la Legislatura Porteña un proyecto de ley de «Alquiler Social». La iniciativa propone establecer una garantía estatal gratuita, subsidios para los inquilinos e impuesto a la vivienda ociosa. Bodart señaló que la problemática en el aspecto de vivienda es tal que «hoy en la Ciudad es imposible acceder a la vivienda propia y cada día más difícil alquilar. Hay más de 100 mil familias con problemas de vivienda y 300 mil viviendas vacías».
Asimismo, el legislador precisó: «Propongo una garantía estatal gratuita, ayuda al inquilino vía subsidios e impuesto a la vivienda ociosa, para empujar a la baja del precio de los alquileres. Además, mi proyecto obliga al Estado a poner en alquiler los inmuebles que sean aptos para vivienda, de los 6.000 que posee».
Entre las causas de la problemática habitacional en el ámbito metropolitano el legislador señaló que la mayor presión fiscal se debe a que «en la Ciudad de Buenos Aires la población no aumentó sino que disminuyó levemente, pero el ritmo constructivo sigue creciendo pese a que la venta de inmuebles en Capital Federal es la más baja en, al menos, 30 años. Esta cementación indiscriminada, que el gobierno macrista alienta a la vez que año a año reduce el presupuesto público para vivienda, empuja hacia arriba los precios de las propiedades y de los alquileres».
Por otra parte, el proyecto fija un aumento del impuesto inmobiliario y tasa de ABL a las viviendas ociosas para mejorar la oferta de inmuebles. Además remarca que «si ante una demanda de alquileres sostenida sube la cantidad de viviendas ociosas eso significa que la construcción, más que a obtener renta, está destinada a especulación inmobiliaria o inclusive a lavar dinero».

¿Qué es la vivienda ociosa?

La vivienda ociosa es «todo inmueble de uso residencial que permanezca desocupado por doce meses o más, excepto que esté en litigio judicial o cuyo/a propietario/a no lo ocupe temporalmente por razones laborales, académicas o sanitarias».
En lo que hace a los subsidios, los mismos se entregarán por un plazo de dos años, prorrogable por igual período. «Su monto puede variar según la situación social del inquilino, que será evaluada en forma semestral», se indica en el proyecto.
Para poder ser beneficiarios de los subsidios habrá que tener ingresos inferiores a tres salarios mínimos y también accederán a los mismos las personas o familias que tengan un desalojo judicial (en proceso o con sentencia firme, de viviendas radicadas en la ciudad); que sean solicitantes de un crédito para vivienda (Mi Casa, Primera Casa y Ley 341), hasta que tengan una vivienda definitiva o que les sea otorgado alguno de los subsidios habitacionales del gobierno porteño.
Bodart también criticó el programa «Alquilar se puede» del gobierno porteño y lo calificó de «engañoso: solo es un financiamiento, con requisitos enormes y el inquilino termina pagando todo. Además, el supuesto crédito se basa en alquileres irreales: 3.200 pesos por un departamento de dos ambientes en Caballito o 3.600 pesos en Palermo. Nuestro proyecto, en cambio, da una respuesta concreta a la gente que hoy tiene dificultades para alquilar».