En la semifinal de la Copa de la Liga jugada este sábado, Boca Juniors se hizo fuerte en los penales pese a haber sido superado durante los 90 minutos por Racing. Tácticamente, el equipo de Fernando Gago hizo un partido muy consistente desde la presión alta, sin dejar que Boca construya juego y dominándole la mitad de la cancha, el cual es el sector más relevante del juego.

La hegemonía de Boca en los penales es histórica, y es cierto que hace 20 años que la eficacia que logró es casi absoluta. En el equipo de Sebastián Battaglia, la jerarquía individual y carácter de los futbolistas no suele fallar en los partidos importantes.

De todas formas, esta vez involucionó con respecto al juego. El ancho de la cancha es siempre el mismo, pero el largo puede ser decidido por cómo un equipo achica espacios entre líneas. Eso hizo Racing: forzó errores y no dejó tiempo ni lugar para que los jugadores de Boca acumulen pases y construyan juego. Por otro lado, Boca jugó más largo, no en bloque. Eso hizo que sea difícil encontrar líneas de pase y generar situaciones de gol. Además, eso provocó que a Racing le sea más fácil encontrar pases verticales y avanzar en campo rival.

Racing fue ineficaz

Sufrió la falta de puntería a la hora de definir las varias situaciones de gol que generó. Hasta la lesión de Matías Rojas, Enzo Copetti estaba jugando de centro delantero, anticipando casi siempre a los defensores de Boca. Después de que Gago lo movió al costado derecho para jugar de extremo, su nivel cayó notablemente.

Óscar Romero, el jugador más creativo de Boca, participó de extremo por derecha, lo cual hizo que tenga poco contacto con la pelota y quede alejado de la gestación de la jugada de ataque. Casi no tuvo la oportunidad de asociarse con Pol Fernández y Alan Varela, como sí había ocurrido en el partido anterior contra Defensa y Justicia.

La derrota de Racing podría ser interpretada como un fracaso, pero no lo es. Si bien fue el equipo que más puntos acumuló en la Copa de la Liga y no llegó a jugar la final, la «Academia» logró consolidar una identidad de juego y de equipo, conquistando el corazón de su hinchada. Gago está llevando a cabo un proyecto que genera que haya un método claro, que todos saben qué hay que hacer y cuál es la convicción que une a todo el mundo Racing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.