El pasado jueves 5 de mayo se sumó a la cartelera de los cines «El arponero» («En djevel med harpun»), una coproducción entre Argentina y Noruega que tuvo su presentación en el 23° Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI).

Este documental dirigido por Mirko Stopar desempolva la vida de Lars “Faen” Andersen, un cazador de ballenas noruego que durante su apogeo en las décadas de 1920 y 1930 fue enormemente reconocido en su país, contado desde el material de archivo y a través de la transmisión oral de unos arponeros veteranos.

Las formas se acercan más al cine silente y se abstienen de espectacularizar. Parece necesario desenvolver con prudencia esta historia, ya que el protagonista carga la vergüenza de haber sido colaboracionista de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, luego escapó hacia Argentina y, posteriormente, fue borrado de los libros de historia de su país. «Siento que son como historias de fantasmas», dice Mirko y resalta sobre una característica evidente de su relato, que es la impronta de transmisión oral con un tono de ficción sombría. En el medio se cuelan los distintos temas que rondan el documental: la caza despiadada de ballenas, la tecnología que modificó el oficio y la sensibilidad respecto de cómo se cuenta la historia. Se hacen presentes con sutileza y sin una expresión contundente porque no le incumben esas disputas sino la reconstrucción de una figura olvidada desde una perspectiva más onírica y despegada de lo didáctico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.