Los Wallabies golearon este sábado a los All Blacks por 47 a 26 en la ciudad australiana de Perth, en el partido correspondiente a la última fecha del Rugby Championship.

Los locales dominaron el partido de principio a fin, mejoraron ciertas desconcentraciones, fueron de menor a mayor, le metieron 47 puntos a los All Blacks (récord de conquistas frente a los neozelandeses) y cerraron este Rugby Championship de la mejor manera posible. Noche histórica en Perth.

El partido empezó con el anfitrión dominando el juego y acechando a los All Blacks (nada más ni nada menos). En 10 minutos ganaba 10 a 0: primero gracias a un penal de Christian Lealiifano y un try Reece Hodge (convertido por el propio Leallifano).

Cuando todo hacía suponer que Australia iba a seguir sumando en el tanteador, cometieron dos errores y los All Blacks (por algo son el mejor equipo del mundo) y a pesar de no hacer pie en el juego, en cuatro minutos dieron vuelta la ventaja australiana: primero un try de Anton Liene Brown (convertido por Mo’unga) y cuatro minutos más tarde, Rieko Ioane apoyó en el ingoal “canguro”. El partido estaba 12 a 10 para Nueva Zelanda.

El apertura Christian Lealiifano acertó a los palos y volvió a poner en ventaja a los Wallabies por 13 a 12 en 28 minutos.

Al finalizar la primera etapa, vino la jugada que rompió el partido: Scott Barret golpeó con su hombro a Michael Hooper, el referí francés Jerome Garces (apoyado por el TMO) expulsó bien a Barret y dejó a los All Blacks con un hombre menos. Inmediatamente, Leallifano volvió a sumar y Australia se fue al descanso en ventaja por 16 a 12.

El segundo tiempo arrancó igual que el primero, con los locales en campo rival, dominando el juego, controlando los puntos de contactos y con la ventaja de un hombre más.

Australia demostró ser un equipo maduro, supo manejar el partido a su favor y en 5 minutos del complemento empezó a liquidar la historia. Primero con un try Lukham Salakaia – Loto y después con la jugada del partido: los Wallabies tienen una “topadora” que se llama Samu Kerevi, quien asistió a Nick White para que apoye en el ingoal “kiwi” y ponga el partido 26 a 12.

A pesar de una mejora en el juego por parte de All Blacks y un try de Beauden Barret (convertido por Mo’unga) que puso el partido 26 a 19, los locales fueron más gracias a un gran trabajo en equipo y los tries de Marika Koroibete y Reece Hodge que estiraron la ventaja a 40 a 19.

Las conquistas de Ngani Laumape (All Blacks) y Kurtley Beale (Australia), pusieron cifras definitivas a un partido con un resultado tan histórico como inesperado.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.