Con el fin de aliviar la situación económica por la que pasan las pequeñas empresas y negocios de la ciudad, el Gobierno porteño presentará un proyecto en la Legislatura para condonar el impuesto al Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) y el correspondiente al inmobiliario a los comercios no esenciales por un periodo de 2 meses que abarcará junio y julio. También dejará de cobrarse durante ese mismo tiempo el impuesto al uso del espacio público para las actividades comerciales en la vía pública. Este tributo es el que deben afrontar las actividades comerciales en la vía pública, es decir, aquellos locales de gastronomía que cuentan con sillas y mesas en las veredas.

Los comercios y empresas beneficiados con esta ley serán aquellos cuyas actividades sean no esenciales y refieran a la venta de bienes y la prestación de servicios. Se estima que más de 110.000 comercios, entre los que se destacan bares, restaurantes, librerías, peluquerías, jugueterías, hoteles y gimnasios, entre otros, podrán acceder este perdón. No se encuentran comprendidos en la medida aquellos comercios considerados “esenciales” que estuvieron abiertos o en funcionamiento desde el primer día de la cuarentena, tales como bancos, supermercados, farmacias, carnicerías y verdulerías.

En el caso del ABL, las y los contribuyentes deberán ingresar a la página web de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) y allí solicitar el beneficio de no pagar ese impuesto por los meses antes mencionados. Quienes ya lo hayan abonado recibirán una compensación como crédito fiscal para los pagos siguientes. En el caso de que se haya abonado anualmente, el crédito fiscal quedará abierto para el 2021.

La implementación de estas medidas calculan, desde el Ejecutivo porteño, que tendrá un costo fiscal de unos 600 millones de pesos. Vale citar que en los últimos tres meses se registró un descenso en la recaudación impositiva de un 35%.

“Las medidas constituyen solo un paliativo en medio de una catástrofe económica que provoca el cierre masivo de pymes”, señaló el presidente de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), Fabián Castillo, tras el encuentro que mantuvo con el ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad, José Luis Giusti; y el subsecretario PyME, Christian Bauab. FECOBA había solicitado a las autoridades municipales y nacionales un paquete de ayuda en el marco de una crisis que ya provocó el cierre definitivo de 20 mil locales comerciales.

Por otra parte, el Banco Ciudad establecerá una nueva línea de créditos accesibles con el fin de recomponer el capital de trabajo para los comercios con actividad no esencial. «Se trata de una propuesta de financiamiento que flexibiliza al máximo las condiciones de los préstamos para garantizar que puedan acceder a ellos la mayor cantidad posible de comercios, y dispone para el otorgamiento una gestión ágil de manera digital», informaron desde el Ejecutivo porteño.

Los nuevos préstamos serán de un monto máximo de medio millón de pesos por comercio con una tasa de interés anual del 12%. También tendrán una extensión de plazos que contemplan un período de gracia inicial de hasta seis meses para el pago del capital e intereses y, luego, hasta 18 cuotas fijas, y se paga la primer cuota en enero de 2021. Toda la información sobre este financiamiento se podrá encontrar desde el viernes 3 de julio en la web de la entidad bancaria.