Se barajaba la posibilidad de que Richard Gasquet no juegue por arrastrar el cansancio de las semifinales de Miami. En cambio, Gilles Simon tiene una semana de entrenamiento y mayor descanso. Claro, lo que tiene Francia es un recambio de lujo, porque si no se presenta el n°10 del mundo, lo hace el 13° tenista del ranking.

Foto: AFP.


Carlos Berlocq no la tendrá fácil ante un tenista que pega duro y juega puntos cortos como Jo-Wilfried Tsonga. El jugador de Chascomús prefiere puntos largos y pelear los partidos, como sucede en los Challengers, torneos que están por debajo de los principales campeonatos del mundo. Pero, a sus 29 años, se dio el gusto de batallarle a Tomáš Berdych, ganarle a un top 20 como Philipp Kohlschreiber y ahora le toca volver a enfrentar a un top ten. “Ojalá juegue el partido de mi vida y le gane a Tsonga”, dijo Berlocq a .cero.

Juan Mónaco se encontró con una sorpresa la mañana del jueves al enterarse que Richard Gasquet no estará en la serie por una molestia y el cansancio que arrastra su físico. El viernes, en el segundo punto de la serie, deberá medirse ante Simon, quien viene de caer en cuartos de final del Masters 1000 de Miami ante Tommy Haas.

Los equipos de dobles. Foto: DyN.


El sábado se jugará el tecer punto de la serie, cuando el dobles formado por David Nalbandian y Horacio Zeballos jueguen frente a Michel Llodra y Julien Benneteau. Por parte de Llodra, ha ganado dos títulos en dobles en Dubai y Montpellier. Y Benneteau tuvo como punto fuerte haberle ganado a Roger Federer en Rotterdam. Todos esos torneos se juegan en canchas rápidas, y Argentina es especialista en polvo de ladrillo. Los franceses son los anfitriones de Roland Garros, el Grand Slam más importante sobre canchas lentas, pero precisamente no juegan en esa superficie desde mayo del año pasado.
Martín Jaite tiene en claro que la serie es difícil, pero que se puede ganar. Los tenistas argentinos no están pasando su mejor momento en el circuito internacional de la ATP, pero la Copa Davis siempre se cuenta aparte. Y en caso de necesitarlos, tanto Zeballos como Nalbandian están bien físicamente para jugar en singles, si es que se llega a jugar el domingo.
En caso de ganar tres partidos seguidos, Argentina será semifinalista. Pero todavía falta, siempre la Davis cuesta, pero la ilusión está intacta.