Boca Juniors jugó un gran partido ante Corinthians, el último campeón de la Copa Libertadores, empató 1 a 1 y pasó por la victoria lograda en la Bombonera.
El equipo de Carlos Bianchi jugó un primer tiempo ordenado, con presión sobre el rival (especialmente en el medio campo) para no dejar jugar a los toques y evitar el despliegue físico que suele tener el fútbol en Brasil. Hasta Juan Román Riquelme marcó y presionó, función que no suele cumplir porque juega de enganche.

Foto: Télam.


Dos jugadas abrieron la polémica en la noche del Pacaembú, cuando le anularon un gol al Corinthians por una supuesta posición adelantada y luego, cuando Leandro Marín bajó con la mano una pelota en el área, en lo que era doble amarilla, expulsión y penal para el último campeón del mundo.
El gol de Boca llegó cerca de los 25 minutos del primer tiempo, cuando Riquelme pidió rápido una pelota detenida, no levantó la cabeza y la gran duda pasa por si tiró un centro o si le pegó al arco, pero de lo que hay certeza es que se trató de un golazo. La pelota  entró por el ángulo derecho de Cassio y le daba la clasificación a cuartos de final a Boca. La diferencia pudo ser mayor, a los pocos minutos, por un remate de Nicolás Blandi que le quemó las manos al arquero del Corinthians.

En el segundo tiempo, Boca se encontró con un rival que buscó desde el arranque a los toques y con velocidad para llegar al área rival, pero con falta de definición. De todas maneras, Agustín Orión atajó como nunca antes y evitó en más de una ocasión la caída del arco de Boca. El equipo Xeneize solo pudo aguantar 5 minutos, porque Paulinho cabeceó un centro que agarró a contrapierna a Orión y así puso el empate.
Alexandre Pato entró recién en el segundo tiempo, formó dupla con el peruano Paolo Guerrero y se perdió un gol increíble cuando estaba frente al arco, sin Orión. Se cayó al pisar la pelota, se enredó y la bola se fue por la línea de fondo. Insólito, pero real. Fue ese el momento en el que desde el banco de Boca dijeron: “si eso no entra, ya está”.
Lo de Boca fue jugar al ajedrez, disputó un partido brillante, planteado como debía ser, aunque tuvo que hacer un terrible esfuerzo físico y mantener la concentración de sus jugadores. La figura fue Juan Román Riquelme que, cuando lo sueltan (en el Pacaembú o en cualquier estadio de Brasil, y más si es por Copa Libertadores), se siente como un pez en el agua.
Newell’s quiere la Copa y el Torneo Final

Foto: Télam.


El equipo de Gerardo Martino le ganó 2 a 1 a Vélez Sarsfield en Liniers, con un fútbol que rompe la filosofía de pelear por un solo frente. Es puntero en el torneo y ahora en cuartos de final tendrá que vérselas con un Boca golpeado en el ámbito local, pero más fuerte que nunca en la Libertadores.

El primer gol fue de Milton Casco a los 3 minutos del primer tiempo cuando se encontró frente a Sebastián Sosa. Definió de punta al palo derecho. El equipo de Rosario había perdido 1 a 0 en el estadio Marcelo Bielsa y, con ese resultado, se iban a los penales.
Juan Sabia recibió, dio las espaldas a la cancha e Ignacio Scocco aprovechó la falta de atención del defensor para poner el 2 a 0. Nacho se encontró a Sosa, que tapó su primer remate, pero el rebote le quedó al delantero de Newell’s Old Boys, que definió sin problemas y, de esta manera, hacía que su equipo se vaya con la ventaja al entretiempo.
Ya sobre el final del partido, Facundo «Chucky» Ferreyra recibió de espaldas y definió de media vuelta para darle ese momento de esperanza a un Vélez que igualaba la serie, pero Newell’s tenía la clasificación por los dos goles de visitante logrados en la noche de Liniers.

Foto: Télam.


No hubo hazaña para el equipo de Ricardo Gareca, que está entre los últimos puestos del Torneo Final y que había apostado todo a la Libertadores. Por otro lado, Newell’s manda en el campeonato doméstico y parece no tener respiro, porque en los cuartos de final se encontrará con Boca. El primer partido será el 23 de mayo en la Bombonera. El segundo encuentro será el 29 de mayo en el Parque de la Independencia. Promesa de gran partido, porque quien gane será el único equipo argentino con aspiraciones para ganar el trofeo más importante de América. El ganador de ese encuentro jugará ante el Atlético Mineiro de Brasil o el Tijuana, la revelación de la competencia.
Tigre no podrá hacer historia
Sintió la ausencia de Rubén Botta (por lesión) y no pudo aguantar el 2 a 1 conseguido en Victoria. La vuelta terminó 2 a 0 para Olimpia, en el Defensores del Chaco y dejó afuera al equipo de Néstor «Pipo» Gorosito, subcampeón de la Copa Sudamericana.

El primer tanto fue de Fredy Bareiro, con una volea sobre el borde del área que no pudo contener un lesionado Javier García. Corrían 23 minutos del segundo tiempo y Tigre no podía frenar los avances de Olimpia, al punto que la jugada siguiente terminó con el segundo tanto del equipo de Paraguay, con una jugada sucia. Norberto Paparatto se llevó por delante la pelota, que terminó dentro del arco de García.

Foto: AP.


Sobre el final, Tigre quería lograr el gol de la hazaña para forzar los penales, Damián Albil se fue al área rival y el centro no fue bueno. Todo se terminó, Tigre no llegó a los cuartos de final y no podrá hacer historia. De todas maneras, el equipo de Victoria tuvo una buena performance en el torneo.
Fixture de la Copa Libertadores
Llave 1: Tijuana – Atlético Mineiro.
Ida: miércoles 22 de mayo, Estadio Caliente, en Tijuana. Vuelta: miércoles 29 de mayo en el Estadio Independencia, Belo Horizonte
Llave 2: Boca Juniors – Newell’s Old Boys.
Ida : jueves 23 de mayo, en la Bombonera. Vuelta: miércoles 29 de mayo en el Marcelo Bielsa, Rosario.
Llave 3: Real Garcilaso – Independiente Santa Fe.
Ida : miércoles 22 de mayo, Estadio Inca Garcilaso de la Vega, Cuzco. Vuelta : miércoles 29 de mayo, Estadio El Campín, Bogotá.
Llave 4: Fluminense – Olimpia.
Ida : miércoles 22 de mayo, Estadio São Januário, Río de Janeiro. Vuelta : miércoles 29 de mayo, Estadio Defensores del Chaco.