En el último tiempo hemos visto circular diferentes innovaciones técnicas y tecnológicas que, más allá de sus posibles utilidades y los beneficios que brindan, sirvieron para generar algo similar al entretenimiento y, sin duda, un poco de asombro. En un mundo sobrecargado de información, algo cínico y desconfiado, que difícilmente asimila los datos para convertirlos en conocimiento, la capacidad de sorprendernos no es algo menor.
Animales literalmente brillantes
ovejaInvestigadores del Instituto de Reproducción Animal de Uruguay (Irauy) modificaron genéticamente a un grupo de ovejas y mediante el uso de una proteína fluorescente, conocida como GFP (green fluorescent protein), brillan de color verde en la oscuridad al ser expuestas a la luz ultravioleta. La proteína utilizada es parte de los cuerpos de un determinado tipo de medusas, que también son luminosas.
Este experimento que utiliza la transgénesis resulta importante al poder ser usado como marcador en estudios biomédicos que buscan rastrear moléculas. Sin duda resulta impactante ver animales que emanan colores fluorescentes.
Ya en el año 2001 el artista chileno Eduardo Kac consiguió que los científicos del Instituto de Investigación Agronómica de Francia lo ayuden para llevar a cabo una mutación genética y crear el conejo Alba. Se le inoculó ADN de una medusa para que brille ante la luz ultravioleta, igual que las ovejas.
medusasA Eduardo Kac se lo considera el padre del denominado bioart. Es creativo e innovador y no duda en valerse de todo lo que tenga a mano para crear obras. “La búsqueda eterna del arte es crear vida, desde los mitos de Pigmalión al Golem, hay muchos ejemplos… ahora está hecho. El arte transgénico es un nuevo idioma plástico”, afirmó. En su momento fue muy criticado por diversos grupos defensores de animales, pero insistió y explicó que el procedimiento era inocuo.
Sandias cuadradas
¿Se vienen las frutas compactas? Estas llamativas sandías cuadradas cumplen la función de ocupar menos espacio en las tiendas de Japón. Por mucho tiempo, los granjeros consideraron que no era posible lograr modificar la forma de la fruta. Pero la solución para lograrlo demandó una técnica mucho más lineal de la que se podía imaginar. Simplemente, se ubica a la sandía en una caja para que crezca con ese formato. De esta forma, también resultan más fáciles de transportar y, sin lugar a dudas, hacen más ameno su almacenamiento en heladeras. Las sandías son sanas y ricas pero tienen un contorno molesto. Estas también se comercializan en China.

Foto: AP

Foto: AP


La divulgación de esta noticia ocasionó que un productor italiano saliera a afirmar que venía produciendo este tipo de sandías desde 1995 y que, incluso, intentó patentar la invención, pero la oficina de patentes lo consideró poco original, por lo cual su petición quedó trabada. La burocracia universal…
En un mundo desde el cual podemos enviar cohetes a la luna, ¿no es llamativo que nos asombremos por una fruta de otro tamaño o un animal que brilla? Y es que el asombro es tan humano como nosotros mismos, y es lindo no haber perdido la capacidad de sorprendernos, mirar un poco más y no solamente ver.