“Mamá lucha” es una película nacional concebida, producida y realizada en Ciudad Oculta (en el barrio de Lugano) con la participación de los vecinos adelante y fuera de cámara, y fue hecha «a pulmón», tal como expresa Mafalda Gorgone, su directora, quien en esta nota nos comparte los pormenores de este proyecto colectivo.

Mafalda es oriunda de «La Pirelli», lugar que lleva ese nombre por una fábrica de neumáticos que hubo en la zona, actualmente estudia cine en la Universidad de Avellaneda y dicta clases en un bachillerato popular. El proyecto surgió, literalmente, en la cocina de su casa, donde comenzó a escribir el guion «escuchando despotricar a mi vieja», según expresa.

¿Cómo ideaste esta película?

«Surgió de ver y conocer a alumnas que son madres, viendo cómo se esfuerzan por llevarles la comida a sus hijes, eso mismo me pasó con mi vieja. Un día me puse a armar el guion en la cocina mientras la veía hacer cosas y la escuchaba despotricar», responde Gorgone.

¿Cómo es la composición del equipo que trabajó en el film?

«El equipo de trabajo está conformado por mujeres y disidencias, esto va a que muchas pertenecemos al colectivo LGBTIQ, también tenemos a un chique participando. Lo hicimos así por la falta de trabajo que hay a nivel audiovisual y también porque más allá de la existencia de Mujeres Audiovisuales Argentina (MUA), no hay otro espacio para nosotres que estamos mucho más relegades. En el sentido que vivimos en los barrios, pateamos las villas… este estilo de cine está mucho más alejado, hay algunos directores de cine villero pero directoras o directorxs no», afirma.

¿Por qué elegiste hacerla en Ciudad Oculta?

“Yo me crié en La Pirelli, que es una tomada donde se formó una villa y enfrente está La Oculta de la Villa 15. Los vecinos se re copan en apoyar estas cosas, para ellos fue una alegría. También se sumaron muchos pibes del bachi y gente adulta. De hecho, también participaron en roles técnicos detrás de escena sobre todo. Si bien queríamos que estén frente a cámara, muchos no se animaban pero sí laburaron mucho. Hicimos la peli sin ningún permiso formal, solo el de los vecinos y vecinas, gracias a ellos que nos prestaron las locaciones. En la villa no entra nadie, no se ve un político más que en época de campaña», expresa Mafalda.

¿Qué temas aborda “Mamá lucha”?

«La película aborda temas como la economía familiar manejada por mujeres dentro del barrio, qué tipos de trabajos hacen, el trabajo no formal. También sobre las religiones que hay acá y cómo se especula, no se ayuda a los vecinos pero se les quita la guita. Expone cómo hay algunos padres evangélicos que andan en camioneta y el resto pasa hambre. Tocamos el tema del aborto clandestino, las prácticas que se realizan acá, cómo aparecen las pibas tiradas en un pasillo con la ambulancia que no entra a la villa. Hablamos de cosas cotidianas, el robo y las drogas, y cómo son las vecinas y vecinos, quiénes están creando valor dentro de las circunstancias más duras, cuando no tenés otra salida», señala la directora.

¿Tuvieron algún tipo de financiamiento para producir la película?

«No tuvimos financiación de nada, todo lo conseguimos a través de hacer rifas, vender choripanes y hacer una fiesta cada tanto. Tuvimos un año de pre producción con estas actividades para juntar la plata. Yo, al día de hoy, soy una privilegiada ya que tengo un sueldo, también pude ahorra e invertir en la película. Así reunimos los fondos.»

Al tratarse de un proyecto autogestivo, el equipo, que tiene previsto realizar el estreno de la película en la villa cuando termine la cuarentena, también está en búsqueda de espacios culturales para proyectarla. Si conocés alguno que pueda estar interesado, no dudes en comunicarte a través de su Instagram: @mafaldagorgone.

Para finalizar, la directora nos cuenta porque tenés que ver esta película: «La recomiendo porque es cine autogestivo, nace desde abajo. Por que se trata sobre las personas más estigmatizadas, las más expuestas, de las que se tiene una mirada errónea. El mensaje de la peli es que si te quedaste sin casa o estás en la peor, acá el que te va a ayudar es tu vecino o vecina. También creo que nosotros tenemos que romper con el concepto de romantizar la pobreza, salir de la pobreza estructural, adentro de los barrios hay gente con muchísimo potencial».