Fue en 2001 cuando Argentina pasó hambre y los saqueos fueron protagonistas en todos los diarios y medios de comunicación. “Que se vayan todos” fue el grito final del pueblo y, junto a sus cacerolas, las amas de casa, hijos y maridos marcharon por las calles de la ciudad. El presidente Fernando De la Rúa abandonaba Casa Rosada en helicóptero, mientras la plaza era una batalla campal entre policías y protestantes.
Un grupo de policías se acuarteló este 3 de diciembre en una sede del barrio Cerveceros, en la ciudad de Córdoba, reclamando un aumento salarial de13 mil pesos más lo proporcional de las tareas adicionales y la discriminación de horas nocturnas.
saqueosLa ciudad se encontraba sin agentes policiales durante la noche, por lo que un grupo de vándalos efectuaron saqueos y robos a supermercados, casas de electrodomésticos, locales de ropa y comerciantes. La represión estuvo a cargo del Eter, un cuerpo de elite de la policía y personal superior y estos causaron más de 100 heridos y un muerto de 20 años que todavía no se logró identificar. El adolescente no estaría involucrado en este violento episodio, sino que circulaba por las calles cercanas en moto cuando recibió un balazo en el tórax. Según informaron en el Hospital San Roque, el joven habría entrado ya fallecido.
Tras los hechos, las actividades públicas y privadas se encuentran suspendidas por asueto administrativo por la falta de seguridad en las calles. No se dictan clases, no funcionan los organismos públicos y los bancos y comercios se mantienen cerrados. Tampoco funciona el transporte público y no hay expendio de combustible. Muchos comerciantes defendieron sus locales con escopetas o revólveres para poder proteger sus pertenencias.
de_la_sota_8El gobernador de la provincia, José Manuel de la Sota, decidió volver de Panamá e intimó a los agentes policiales a que regresen a sus puestos, y en caso de no hacerlo quedarán expuestos a sanciones y exoneraciones. En la noche de ayer las autoridades cordobesas presentaron un acuerdo pero este fue rechazado porque se consideró insuficiente el monto. Además, el gobernador habría decidido no acceder al aumento salarial porque ello debe estar en la pauta para todo el sector estatal y no solo para los efectivos. De la Sota manifestó que les envió una carta a la presidente Cristina Fernández y al jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, pero que no obtuvo respuesta. También lo hizo vía Twitter: “Reiteramos pedido urgente. Envío de Gendarmería a Córdoba. Saqueos en la ciudad justifican urgente respuesta”, publicó en la red social.
Luego de permanecer acuartelados un día y medio, los policías volvieron a sus puestos luego de haberse efectuado el acuerdo que eleva a 8 mil pesos el salario básico de un agente. En la conferencia de prensa que realizó, caracterizó a los protagonistas de los saqueos como “bandas de delincuentes que aprovecharon la ausencia policial”.
saqueos-cordoba-481x360
Una vez más, el ciudadano fue perjudicado por una puja entre el Gobierno nacional y el provincial.
Fue en 2013 cuando un grupo de personas aprovecharon una situación de protesta, simularon el hambre y se dirigieron a diferentes puntos de la provincia para hacer propios objetos ajenos. Hoy no había cacerolas ni tampoco el pueblo reclamando un cambio. Solo estaban ellos, los oportunistas.