Como parte de la 10° edición de My French Film Festival -que culminará el próximo 15 de febrero-, los cortometrajes animados se hacen notar con la gracia, belleza y sensibilidad de sus historias. A continuación, les hacemos un recuento de cuatro de nuestras favoritas, todas disponibles en la plataforma qubit.tv.

Un Lince en la Ciudad (2019)

En esta película, la directora Nina Bisyarina nos muestra la visita de un lince gigante a una ciudad… o, quizás, es un felino de tamaño regular conociendo un mundo diminuto. Sea cual sea la realidad, lo importante es de qué forma el animal se relaciona con un nuevo espacio. En este sentido, es notable su curiosidad, deslumbramiento y necesidad por experimentar todo al máximo. Tal y como si fuera un niño descubriendo un parque por primera vez.

Una propuesta dulce que, al mismo tiempo, contrapone la disposición del gato al utilizar todos sus sentidos para vincularse con algo desconocido, con la manera en la que los humanos se relacionan ante una criatura de semejantes dimensiones que no habían visto jamás.

Empty Places (2020)

Si hacemos zoom de algunos objetos, cuerpos sin vida que solo pueden moverse de alguna forma si están programados para ello, pero carentes de criterio o deseo, y progresivamente vamos alejándonos conociendo también sus entornos, practicaremos un ejercicio de observación parecido al que propone Geoffroy de Crécy en esta película.

Sin embargo, nos estaría faltando lo indispensable, es decir: el punto de vista, la reflexión desde la imagen hacia asuntos más profundos como la melancolía, la soledad y el automatismo del hombre contemporáneo. Elementos presentes en la propuesta del director que, con este film, cosechó premios y nominaciones en festivales como el Annecy International Animated Film Festival y el Quebec City International Film Festival. En definitiva, una producción con ilustraciones sofisticadas que logra componer imágenes poéticas e inquietantes.

Friend of a Friend (2019)

La animación tiene la capacidad de plantearnos situaciones extremas e incómodas sin vergüenza. Siendo absolutamente descarada y cruda, pero al mismo tiempo más amable que una película de live action. Quizás, precisamente por el hecho de ver a seres que no son de carne y hueso como nosotros, nos permite hacer un distanciamiento de lo experimentado por los personajes. Resulta un poco más sencillo hablar de temas como el abuso sexual, tal y como lo plantea en esta narración el artista estadounidense Zachary Zezima quien, además, escribió el guion inspirado en su experiencia personal, historias de amigos y algunos sueños.

El resultado es una obra emotiva, cargada de tensión y al mismo tiempo de «entusiasmo» ante las ambigüedades de la experiencia humana.

Del Amor al Temor (2019)

El film dirigido por Marie Jacotey y Lola Halifa-Legrand nos adentra en el viaje metafórico hacia el mundo interno de una joven que reflexiona sobre su relación de pareja. En dicho recorrido, la protagonista es guiada por un grupo de mujeres que camina sin un rumbo aparente. Las integrantes de dicha tribu no solo representan las exnovias de su compañero llamado Jim sino que, además, son la potencia femenina liberada de la figura masculina y la consecuente fuerza de su comunidad. Cuando ambas polaridades se encuentran -lo individual y lo colectivo-, se propicia una fricción inevitable en la que no sabemos bien quién gana: si el miedo o el amor.