La música electrónica comenzó mucho antes de lo que suponíamos. Este estilo musical emergió a principios del Siglo XX. 1906 fue el punto de partida a través de la creación de la válvula audión de tipo tríodo, es decir, que tiene tres electrones. Se trata de una válvula termoiónica que más tarde serviría para la generación y amplificación de señales eléctricas.

A lo que hoy conocemos como música electrónica se lo conoció como “Futurismo”. Italia fue la cuna de este estilo musical, cuando en 1913 Luigi Russolo publicó el “arte de los ruidos”. Un año mas tarde organizó su concierto en Milán. Para ello utilizó instrumentos acústico ruidistas, cuyos sonidos simulaban aullidos, bramidos, tensiones y burbujeos, que eran manualmente activados y proyectados mediante vientos y megáfonos.
Dejando de lado la parte aburrida, pero no por eso poco importante y trascendental en lo que a música electrónica respecta, hay que ir al apogeo de ella. Desde sus comienzos hasta fin de siglo hubo cambios y progresos notables que fueron de la mano de los avances tecnológicos.
Hacia finales de la década de los 80, los discos de música que utilizaban instrumentación exclusivamente electrónica se hicieron cada vez más populares. Esta tendencia ha continuado hasta el presente, y hoy es habitual escuchar música electrónica en los clubes de todo el mundo.
A medida que la tecnología informática se hace más accesible y el software musical avanza, lo mismo sucede con la producción de la electrónica. Esto mismo pasa en los conciertos o fiestas donde varios DJ’s recurren a las notebooks con sus llamados controladores y sintetizadores.

La música electrónica no es una sola, hay distintos tipos. Entre las más destacadas se encuentran el trance, dance y el house.
Cada corriente tiene sus seguidores y un evento al que concurren dejando siempre su huella. De la misma manera sucede con las ciudades o países. En París está el arte, en Italia los monumentos, en Grecia la historia y en Ibiza las fiestas electrónicas… o eso creían hasta que Creamfields llegó a Buenos Aires.
Esta fiesta es la más importante a nivel mundial, es de origen británico y al país llegó en 2001, y año tras año convoca a más y más gente.
Los puntos de encuentro para aquellos fanáticos de la música electrónica fueron cambiando. En la primera entrega de esta megafiesta el lugar elegido fue el Hipódromo de San Isidro. Durante 3 años se realizó en Puerto Madero y también pasó por Costanera Sur.
Sin embargo, la Creamfields se desarrolla en el Autódromo de Buenos Aires desde 2007 (excepto en el 2009 que se debió realizar en el Parque Roca por tema calendario), con 55 mil espectadores y más de 100 artistas en escena. En 2008 bajó la asistencia pero tuvo la presencia de Bajofondo, banda rioplatense que contó con la participación especial de Gustavo Cerati cantando “El Mareo”. Por el lado internacional tocaron Gorillaz y David Guetta.
En 2009, el festival congregó a más de 60 mil personas en el Parque Roca y tuvo la participación de uno de los DJ más conocidos, Tiësto, pero sin duda las ausencias más notadas fueron las de Armin Van Buuren y David Guetta.
En la décima entrega de la Creamfields en Buenos Aires se repitió la misma concurrencia que en 2008 y tuvieron su set DJ’s como Paul Van Dyk y Guetta, entre otros famosísimos artistas internacionales. Sin embargo, 2011 fue record de concurrencia con 75.000 personas vibrando al ritmo de más de 20 disc jockeys de todo el mundo.
El 10 de noviembre a las 16 se dará inicio a la fiesta de música electrónica más importante de todo el mundo en su décima segunda edición. Algunos de los artistas confirmados hasta el momento serán David Guetta, Calvin Harris y Paul van Dyk. Entre las presencias locales se destacan Hernán Cattáneo, Soundexile y Poncho, banda que causó sensación durante el verano 2012 con su tema «Please me».
Además de la música, la Creamfields es tan particular porque grupos de amigos van disfrazados, vestidos igual o con pelucas, y a la
Para adquirir los tickets y tener mucha más info podés ingresar a la página oficial.mayoría de los que concurren se los pueden ver con anteojos de sol bastante llamativos por sus colores y diseños.
Si de verdad queres pasar una tarde/noche alegre, divertida y escuchando la música de los mejores DJ’s del mundo, no te podés perder la 12° Creamfields en Buenos Aires.
Y demostremos que Ibiza es un chiste.