Este fin de semana arranca la 35° competencia del Rally Dakar, edición 2014. Es la sexta vez consecutiva que se realiza en Sudamérica y este año debuta Bolivia como segundo país en el recorrido.
En ediciones anteriores la carrera largó desde Argentina: fueron Buenos Aires y Mar del Plata. El año pasado comenzó en Perú, pero este año retorna a nuestro país y, en este caso, la apertura se realiza en Rosario, en el Monumento a la Bandera, para desembarcar el 18 de enero en Valparaíso, Chile. Este sábado es la presentación oficial, pero el Rally comienza el domingo 5 y será la carrera más larga que se haya hecho en América Latina con más de 9 mil kilómetros.
La competición contará con 450 pilotos, entre ellos 61 argentinos que se dividirán entre autos, motos, cuatriciclos y camiones. Los hermanos Patronelli, los pilotos más esperados en el Dakar, estarán separados. Solo Marcos correrá en quad y ya está clasificado en la punta de su categoría.
Marcos Patronelli, ganador del Dakar en dos oportunidades, está considerando alejarse de las carreras (como su hermano) luego de esta competencia.

En la categoría autos correrá por primera vez una mujer argentina. Alicia Reina, rionegrina de 40 años, ya tiene experiencia en correr rally. Comenzó con los kartings de tierra, pasó al rally de Río Negro con un Fiat 147 donde obtuvo 4 títulos y tuvo su primera participación en el rally Argentina 2007, desde San Rafael, Mendoza. Al año siguiente salió subcampeona de la clase N2. A principio del 2013, su marido, Adrián Farroni, le sugirió que participara en el Dakar y hoy se anima a participar con un Toyota del equipo RC de Córdoba, con quienes corrió en el Desafío Ruta 40. Está contenida mecánicamente por Carlos Dante Pelayo, oriundo de Catriel, su ciudad sureña; y emocionalmente por un psicólogo deportivo personal que la preparó mentalmente para este nuevo reto. “Mi principal objetivo es terminar el Dakar, no importa en qué posición”, dijo la piloto, quien para poder participar de la competición realizó una rifa de mil números donde el ganador se llevó una Amarok 0 km.

Tres pilotos argentinos profesionales de las competencias del Turismo Carretera se hacen presentes nuevamente en el Rally Dakar 2014:
Emiliano Spataro, una de las grandes figuras del TC y Super TC 2000, se sube otra vez a la Renault Duster de la mano de su copiloto Benjamín Lozada, con quien trabajaron duramente en este vehículo para poder llegar en buena forma a Valparaíso el 18 del corriente mes.
“Hemos trabajado mucho en la Duster para asegurar su confiabilidad en el próximo Dakar. Se han desarrollado las nuevas suspensiones y hemos buscado una mejor distribución del peso, incorporando novedades de última tecnología. También era necesario aumentar la potencia y el torque, y para ello hemos hecho más de 2.000 km. en Punta Médanos para probar el auto en arena, pero también en otras superficies y en piedras. Sobre todo, para dejar atrás el problema de las suspensiones”, dice el piloto, quien no subestima al Dakar y aclara que es un desafío completamente diferente y más complejo que el Turismo Carretera, para el que “hay que estar bien preparados”.
Juan Manuel “Pato” Silva, gran representante de Ford en Turismo Carretera, le tomó un gustito particular al rally y está pensando seriamente en retirarse del TC para participar de lleno en el Campeonato Argentino de Rally Cross Country (CARCC). En 2011 fue su primer Dakar y, desde entonces, no para de competir ni de repetir su frase de cabecera: “This is Dakar, man”. En esta ocasión competirá con Mercedes, del equipo Colcar.
“Este será mi cuarto Dakar y llego mejor que nunca. En abril me uní al equipo Colcar y corrí el Desafío Ruta 40 y algunas carreras del Campeonato Argentino, porque quería saber de qué se trataba y la verdad es que me apasionó mucho, a tal punto que estoy considerando sumarme en forma permanente, aunque tenga que dejar alguna de las categorías en las que estoy actualmente. Estamos probando nuevos desarrollos y lo que más me sorprende es la robustez de la suspensión. Falta un poco de potencia y el equipo está pensando en un motor más grande para el año próximo. Me entusiasma este Dakar porque la camioneta está probada. Antes íbamos al Dakar a probar el auto. Mi primera idea es llegar, pero yo corro para competir. Creo que podemos estar cerca del puesto 20, en función de la cantidad de arribos“, dice el Pato Silva, que no deja de sorprender. En esta oportunidad correrá con un copiloto croata, Tomislav Glavic, pero lo guiará en castellano…
“Llego a correr el Dakar porque ‘El Pato’ me propuso ir a la última fecha del argentino, en Villa Unión. Él necesitaba un navegante y la gente del circuito de cross country le habló de mis referencias y conocimientos de este tipo de competencias. Fuimos a correr a Villa Unión para ver cómo nos llevamos arriba del auto, y a ver si nos entendíamos bien. ¡Era la primera vez que yo navegaba a alguien en castellano! En carrera nos fue bien, nos entendimos perfecto y tomamos la decisión de correr juntos el próximo Dakar. Como mecánico de competición al auto lo noto muy bien y confiable, y creo que tenemos un auto competitivo. Terminar el Dakar es un logro grande, pero también queremos competir y ver hasta dónde podemos llegar”, dice el copiloto.
José Luis Di Palma, el piloto de Arrecifes, hijo del legendario Rubén Luis Di Palma y único de dicho legado con títulos internacionales además de los nacionales, se hará presente en el Dakar 2014 por quinta vez consecutiva. De la mano de la Toyota Hilux y con su acompañante, Gerardo Oscar Scicolone, tienen un objetivo muy claro, llegar a Valparaíso.
“Fue muy breve el Dakar 2013 para mí. Hicimos la primera etapa Pisco-Pisco y en la segunda etapa, a los 30 kilómetros, tuvimos un inconveniente insalvable del motor. Eso ya quedó atrás. Ahora nos hemos preparado muy bien. Desarmamos la camioneta Hilux con la que competimos en 2010 y 2012. Trabajamos en el motor, el chasis y las suspensiones y hemos hecho 1.000 km. de pruebas en la zona de Arrecifes y algunos kilómetros en ruta para verificar cómo se comporta en los enlaces. Queremos llegar, por eso lo vamos a tomar con un poco más de calma que en las ediciones 2010 y 2012, en las que salimos muy rápido de entrada. Hay que tener presente que no podemos salir a competir con los de punta, pero podemos aspirar a una buena posición”, dice el piloto de Arrecifes.
Por su parte, el copiloto agrega: “Aunque no pudimos llegar en los Dakar anteriores, las experiencias fueron muy positivas. He trabajado mucho la navegación, con la participación en varias pruebas de cross country y también hice un curso para navegantes. Tuvimos problemas motrices en la última fecha del año, pero ahora la camioneta está bien armada para resistir. Tenemos que dar la vuelta y nos preparamos mentalmente para ello. Lo ideal sería estar entre los primeros 40 clasificados”.
El recorrido de este nuevo Dakar que abarca los países de Argentina, Bolivia y Chile tendrá 13 etapas. Nace el domingo en Rosario, Santa Fe, y completa su primera etapa al llegar a San Luis que, por primera vez, será parte de la competencia. La segunda nace en dicha provincia y culmina en San Rafael, Mendoza. A partir de la tercera etapa los pilotos comienzan a enfilar hacia el norte y culminan en San Juan. La cuarta termina en Chilecito, La Rioja. La quinta, en San Miguel de Tucumán. Este trayecto es el más complejo, según el director deportivo del Dakar, David Castera: “Será la etapa más larga, no en especial, pero sí en el total. Habrá mucha arena a campo traviesa, muy lento, muchos pueden llegar de noche”, comentó.
En la sexta etapa, aproximadamente entre el 10 y 11 de enero, los pilotos arribarán a Salta donde tendrán un día de descanso. Allí se bifurcarán los caminos. Los pilotos de motos y cuatriciclos seguirán hacia el norte hasta llegar a la localidad de Uyuni, Bolivia, donde el camino es más riesgoso. Por otra parte, los pilotos de coches y camiones, para hacer tiempo, realizarán un bucle en Salta, luego marcharán hacia Chile y arribarán a Calama para juntarse con los otros pilotos el 13 de enero, aproximadamente.
Juntos irán en la décima etapa hacia Antofagasta, en otro trayecto bravo donde sortearán las arenas chilenas y dunas traicioneras, durante 631 kilómetros de distancia.
Al día siguiente marcharán hacia El Salvador y después a La Serena, último tramo de desierto. Y finalmente desembocarán el 18 del corriente mes en Valparaíso, Chile, lugar del primer descanso del Dakar en Sudamérica.
Y para contener las ansiedades o movilizarlas más, estos son los paisajes donde correrán los 450 participantes a partir de este domingo 5 de enero.