Año nuevo, marido nuevo
Kaley Cuoco, más conocida como Penny en “The Big Bang Theory”, se acaba de casar. Hacerlo en la noche de Año Nuevo es un cliché. Seguro que el marido le propuso matrimonio en la torre Eiffel… ah, no, ese era Tom Cruise. Ok, voy a intentar no ser tan cínica: casarse el 31 de diciembre no es tan cliché, menos con un vestido rosa como lo hizo ella y aún menos con un novio con 8 meses de relación.
El 2013 fue un año extraño para Penny en cuanto a relaciones amorosas, ya que el anterior comenzó con Kaley cuando salía con el hombre más sexy de la tierra: Henry Cavill, Superman para los amigos. Luego del estreno de su película, el inglés Cavill tenía a todas las mujeres del mundo a su disposición y eligió a Kaley. Ella es hermosa pero es una linda rara, es como que tiene todo para ser hermosa y, sin embargo, tiene algo que no le permite estar en la lista de las mujeres más hermosas del siglo. Supongo que todos los nerd estarán en desacuerdo.
Se dice que toda la presión mediática hizo que este romance se transformara en solo un amorío y luego quedase en la nada. También el 2013 será el año recordado como en el que Kaley reconoció a su coprotagonista como exnovio. Los fanáticos de “The Big Bang Theory” murieron de emoción cuando ella confesó que solía salir con Johnny Galecky (Leonard) pero que luego se convirtieron en grandes amigos. Luego de este affaire y de una gran confesión conoció a Ryan Sweeting, un tenista profesional bastante desconocido con el que, luego de 8 meses de relación y de vaivenes mediáticos (ya que la pareja suele ser bastante fotografiada), decidieron casarse, sorpresivamente, la noche del 31. La buena noticia de este matrimonio inesperado es que la rubia con nombre y apellido rarísimo (posta, ¿cómo se pronuncia Cuoco?) no quiso perder el tiempo. Ahora será conocida como Kaley Sweeting. Mazel Tov.
Bi Miley
Esta chica ya no sabe qué hacer para seguir llamando la atención. Miley Cyrus tuvo un gran 2013, pero aparentemente no le alcanzó. La muchacha, recién separada de Liam Hemsworth, no desperdicia su tiempo. Miley necesita ser el centro de atención también en el 2014, así que empezó su año haciendo estragos.
Britney Spears estrenó un show en Las Vegas bastante pedorro, por lo que se puede ver desde acá. Pero fue una atracción inmediata para todos los famositos que querían figurar, entre ellos Miley. La noche terminó con la muchacha subida en el escenario de Britney compartiendo un “french kiss” con una bailarina, a la vista de todos. También, hace un par de días, Miley se encargó de subir una foto a las redes sociales dándose un apasionado beso con Cara Delevigne, una modelo “hot mess” que sigue los pasos descontrolados de su antecesora británica Kate Moss. Cuánto faltará para ver a Rihanna y Miley a los besos en un boliche, o con Lindsay Lohan, que supo tener su costado lesbiano hace un par de años.
El drama de una virgen
Mi confesión del día es que era mega fanática de “Beverly Hills 90210”, pero no de la versión remake horrible que hicieron hace un par de años sino de la original. La peor parte es que cuando “Beverly Hills” estaba al aire yo era muy chica, así que me enganché con la serie 10 años tarde. Igual me encantó. Todos los que veíamos la serie en cuestión teníamos un personaje favorito y uno odiado: en mi caso eran Dylan y Donna, respectivamente. Hoy día poco se sabe de la carrera artística de los integrantes de “90210”.
Como fanática que soy, puedo decirte que está haciendo cada uno en estos momentos, pero es poco relevante. Al que le interese, le propongo encontrarnos para tomar un café y yo le llevo mi cuadro sinóptico de la vida de los “beverlyhillianos”. De la única que me interesa hablar en este momento es de Donna, ese personaje insulso, tonto y virgen hasta muy entrada la octava temporada. Hoy Tori Spelling, hija de Aaron Speeling (creador de la serie y única razón por la cual Tori formaba parte del reparto), es conocida como una versión norteamericana de Maru Botana sin ningún talento para la cocina. Es decir que se la conoce por engendrar hijo tras hijo y publicar un par de libros sobre la crianza de los mismos. Ahora bien, toda esta vida maravillosa de ama de casa, o lo que ella quería que creamos que era su hermosa vida en familia, se está haciendo pedazos con la noticia de que su marido Dean McDermott estaría metiéndole los cuernos monumentalmente. Ahora es cuestión de sentarse a esperar cómo las listas interminables de amantes confiesan sus verdades en revistas amarillistas. Nosotros, que creemos que solo en un programa de la tele local una señorita se puede hacer famosa por decir que se acostó con tal o cual, estaríamos equivocados. También en los Estados Unidos de América estas cosas pasan todos los días.
Quiero destacar un comentario bastante desagradable que leí por ahí. Aparentemente, la mejor amiga de Tori salió a defender a su amiga luego de este escandalete y contó que Tori le dijo que Dean quería tener sexo con ella constantemente, así que este affaire la agarró por sorpresa. La mera idea de alguien queriendo tener relaciones con la ex Donna me da un poco de asquito.