River se quedó con el tercer Superclásico del año al ganarle por 2 a 1 a Boca en Córdoba.

Foto: Télam
Foto: Télam
Lejos estuvo de ser el bodrio que protagonizaron en Mendoza, con un 0 a 0 que terminó con Boca ganando por penales. El encuentro del sábado fue un partidazo, con idas y vueltas, con el equipo de Carlos Bianchi dominando los primeros 15 minutos y con el gol de Walter Erviti a los 5 de la primera parte. Santiago Silva le marcó el pase al «Burrito» Juan Manuel Martínez, el uruguayo le pegó mordido pero el marplatense entró por sorpresa y puso en ventaja al Xeneize.
Foto: Télam
Foto: Télam
Erviti pudo poner el 2 a 0 a los 23 del primer tiempo, pero Marcelo Barovero evitó la caída del arco de River y terminó con las manos quemadas por el remate del volante, que se lo vio como en sus mejores épocas en Banfield, más ofensivo y no tanto cerca del N°5 como lo hacía con Falcioni. River no jugaba bien, pero encontró el empate después de una arremetida de Carlos Sánchez, una de las figuras del partido. El volante uruguayo fue desde la derecha hacia el centro, encontró por izquierda a Ariel Rojas, que levantó la cabeza y vio a Rodrigo Mora, que definió en medio del caos que era el área de Boca. Guillermo Burdisso se descuidó y se encontró al delantero ya con la pelota en el pie.
Los goles

El gol de Mora hizo que River se anime a buscar más un nuevo gol: casi duplicó los tiros al arco. Sánchez volvió a ser conductor del equipo de Ramón Díaz, quebrando las líneas de Boca y encontraba a David Trezeguet, que estaba perfilado para definir y su remate se fue arriba del travesaño. Sobre el final del primer tiempo, Boca salió de contra, Ledesma cayó por un foul, sacó rápido y Erviti quedó mano a mano con Barovero, pero no pudo lograr el gol para irse 2 a 1 al descanso.
Foto: Télam
Foto: Télam
En el segundo tiempo, River logró una mejor rotación de pelota en tres cuartos de cancha, sobre todo por la proyección de Sánchez y de Rojas. Otro de los puntos fuertes fue la marca personal de González Pirez a Silva. El uruguayo casi no pudo jugar por el seguimiento que le hizo el defensor de River. De todas maneras, el equipo de Ramón empezó a cortar el juego con fouls y terminaron amonestados Cirigliano, Bottinelli, Ponzio, Mercado y Sánchez. En Boca solo vieron la amarilla Caruzzo y Somoza.
Tanto Ramón como Bianchi hicieron cambios y sacaron a los jugadores amonestados, aquellos que estaban jugando al límite. Erviti salió extenuado, muy cansado, y Paul Fernández cubrió la mitad de la cancha. El ex Banfield hacía un trabajo ofensivo, pero su reemplazante no avanzó. Adalberto Román reforzó el fondo y reemplazó al amonestado Mercado y Lionel Vangioni ingresó por Ezequiel Cirigliano.
La gente de River pidió a Ponzio y el volante entró por Acevedo. Recién ingresado, uno de los referentes del plantel millonario ya llevaba peligro, se juntaba con Trezeguet y aprovecharon la movilidad de Rodrigo Mora, quien se juntaba con Ariel Rojas por la izquierda.
Foto: Télam
Foto: Télam
River dio vuelta el partido con una jugada entre Vangioni y Rojas. El mendocino tiró un centro que Trezeguet cabeceó solo. Orión dio el rebote y el francoargentino solamente la empujó, ante la mirada de Clemente Rodríguez y así definió el partido. Luego, se fue ovacionado cuando lo reemplazó Carlos “Chino” Luna, que también tuvo su oportunidad para incomodar a Orión.
Boca se la jugó en el final para lograr el empate, Lautaro Acosta entró por Leandro Paredes. El delantero recibió un patadón de Vangioni, que se fue expulsado. El centro terminó en rechazo de la defensa de River y Abal pitó el final del encuentro.
Fue un partidazo, con ida y vuelta, con momentos tensos y dramáticos, se vivió de todo en la noche de Córdoba. Gran Superclásico de verano, que de amistoso no tuvo nada.

Deja una respuesta