Ya se cumplieron siete meses desde la desaparición de Tehuel de la Torre, joven trans que fue visto por última vez el 11 de marzo en la localidad bonaerense de San Vicente.

Lo último que se supo fue que el joven de 22 años se dirigió desde su casa hasta la localidad de Alejandro Korn para ver a Luis Alberto Ramos, uno de los dos detenidos que tiene la causa, ya que le había ofrecido un trabajo de mozo en un evento.

La denuncia fue presentada ante la policía y la fiscal Guyot, y en uno de los operativos desplegados en la casa de Ramos, precisamente, se encontró un celular incendiado y ropa que aparentemente pertenecía a Tehuel. Cabe destacar que el imputado cuenta con antecedentes de violencia y venta de drogas. Además, fue apresado Montes, un chatarrero con antecedentes penales por abuso sexual, a quien la funcionaria judicial le imputó el mismo delito que al primer acusado: «Encubrimiento en concurso real con falso testimonio».

La desaparición de Tehuel expone el costado más crudo de lo que le toca vivir a la comunidad LGBTIQ+: la violencia estructural, la imposibilidad del acceso al trabajo, la ineficacia del accionar de la Justicia y la indiferencia de los medios, entre otros aspectos.

Si consideramos que este es un tema que debe permanecer en agenda y que se debe exigir la aparición de Tehuel, charlamos con Santiago Quizamas y Emi Moyano, de la agrupación Varones Trans y No Binaries de Santa Fe.

¿Qué pueden comentarnos sobre los avances en la causa?

“Lamentablemente, siempre que se cumple una fecha aniversario de la desaparición de Tehuel se conoce un avance. La causa sigue bajo secreto de sumario, así que no hay mucha información: lo que ha trascendido en los medios, lo que se conoció sobre la muestra de ADN encontrada en la casa de Ramos”, indicó Quizamas.

Teniendo en cuenta que hace muy poco tiempo hubo elecciones, es llamativo que muy pocos espacios políticos tuvieran en cuenta la causa de Tehuel, sobre todo, si consideramos que muchos de ellos toman la bandera de la inclusión del colectivo LGBTIQ+.

“Considero que a este tema, a la desaparición de cualquier ciudadano en democracia, se le está restando importancia. Creo que esto que pasó con Tehuel puede pasarle a cualquier joven que está buscando unos mangos para salir con su pareja el fin de semana. Es creer en un empleo no registrado, uno expone realmente su cuerpo en esas situaciones”, dijo Moyano.

“Sobre la trascendencia que tuvo el caso en elecciones, yo creo que deberiamos instalarlo más. Creo que un poco ya quedó en el olvido la intervención de la ministra Gómez Alcorta, con la foto de Tehuel en una presentación. Creo que deberíamos tener más de esas intervenciones de los espacios políticos que tienen visibilidad, los medios, recursos para llegar a gran parte de la población”, expresó Quizamas.

Ante la desaparición de una persona, es crucial el rol que ocupan los medios de comunicación, precisamente en la difusión de la búsqueda, ¿cómo consideran que es el tratamiento mediático de este tema en particular, al tratarse de una persona trans?

“Hay falta de información y capacitación en los medios, muchos lo trataron en femenino. No hay perspectiva de género ni de diversidad. El tratamiento mediático fue bastante penoso, fueron pocos los que tuvieron perspectiva de género a la hora de abordar el tema de Tehuel”, señaló Emi Moyano.

“Hoy cualquiera puede entrar a las publicaciones que se hicieron sobre Tehuel y ve los mensajes de violencia de los usuarios, donde se desvirtúa mucho el sentido de la noticia. Entonces, nos falta como sociedad perspectiva de género y también a través de los medios cómo llegamos a la población entera. Romper la burbuja de la diversidad para poder hablar en inclusivo, para visibilizar nuestras identidades y problemáticas”, expresa Santiago Quizamas.

A siete meses de su desaparición, continúa la búsqueda y, por este motivo, recordamos la descripción de Tehuel: tiene contextura robusta, tez blanca, cabello corto de color oscuro y mide unos 1,56 metros. Cualquier información es de gran importancia para su familia.