«Los Estados partes del Mercosur, ante los recientes actos violentos en la hermana República Bolivariana de Venezuela y los intentos de desestabilizar el orden democrático, repudian todo tipo de violencia e intolerancia que busquen atentar contra la democracia y sus instituciones, cualquiera fuese su origen.»

Foto: Reuters

Foto: Reuters


Con estas palabras comienza el comunicado que el organismo regional emitió para expresarse en contra de los recientes sucesos que acontecieron en el país que gobierna Nicolás Maduro y que, a las claras, pretender romper con el sistema democrático.
Además, el texto agrega que el Mercosur «reitera su firme compromiso con la plena vigencia de las instituciones democráticas y, en este marco, rechazan las acciones criminales de los grupos violentos que quieren diseminar la intolerancia y el odio en la República Bolivariana de Venezuela como instrumento de lucha política». Lo que no se detalla en ningún párrafo es que una de las causas que originan las protestas que encabezaron grupos de estudiantes es el encarcelamiento de algunos de sus pares por «alterar el orden», como así lo describieron las autoridades cuando estos se manifestaron para expresar su disconformidad con la situación socio económica.
Las causas de la delicada situación en Venezuela pueden situarse, entre otras, en la inflación desmedida (algunos analistas la sitúan como la peor de la región), la tasa de criminalidad en los principales centros urbanos y el fogoneo de grupos opositores que impulsan el derrocamiento del gobierno que continúa con las políticas sociales iniciadas hace más de una década por el fallecido líder Hugo Chávez.
henrique-capriles-r11Entre estas posturas contrarias se destacan Henrique Capriles y Leopoldo López, quien insta a salir a las calles para demostrar el descontento. Sobre López recayó un pedido de captura y es acusado de provocar actos violentos. En cambio, Capriles promovió una alternativa al caos generalizado: «Una cosa es protestar por los problemas de los venezolanos y otra decirle a la gente que salga a la calle a ver qué pasa (…) Si no nos proponemos objetivos claros le vamos a producir más frustración a la gente», aseguró el excandidato presidencial.
Las palabras emitidas por el Mercosur, en cambio, «expresan el más firme rechazo a las amenazas de ruptura del orden democrático legítimamente constituido por el voto popular y reiteran su firme posición en la defensa y preservación de la institucionalidad democrática, acorde al Protocolo de Ushuaia sobre compromiso democrático en el Mercosur de 1998». No es menor el dato de la ajustada victoria de Maduro (quien evidentemente no tiene el carisma popular de Chávez) en las elecciones presidenciales de finales de 2013.
Foto: Télam

Foto: Télam


Finalmente, el comunicado del organismo «insta a las partes a continuar profundizando el diálogo sobre los problemas nacionales, en el marco de la institucionalidad democrática y el Estado de derecho, tal y como ha sido promovido por el presidente Nicolás Maduro Moros en las últimas semanas, con todos los sectores de la sociedad incluyendo parlamentarios, alcaldes y gobernadores de todos los partidos políticos representados.» Recordemos que durante las manifestaciones de la semana pasada tres personas perdieron la vida, sin importar sus inclinaciones políticas e ideológicas.
Por su parte, el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, quien también se posiciona contrario al gobierno, expresó: «Nosotros no planteamos una unidad monolítica. Cuando hay diversidad, hay puntos de vista y yo tengo que respetar los puntos de vista de cada quien». Por el bien de toda Venezuela, que así sea.