Argentina mostró un nivel altísimo y le ganó por 3-0 a Venezuela, por la 10° fecha de las Eliminatorias. Lidera la tabla de posiciones con 23 puntos, tiene a Gonzalo Higuaín (el goleador del torneo con 9 tantos) y Lio Messi, el mejor jugador del mundo que hace y deshace a su gusto, que además tiene 8 goles (comparte el segundo lugar entre goleadores con Luis Suárez) y está intratable, aunque enfrente no tuvo un rival que le haya hecho mucha fuerza al equipo argentino.

Foto: AP.

Al principio, a la Argentina le costó mucho quebrar la línea defensiva del seleccionado de Venezuela, pero lo arrinconó tanto que terminó cediendo ante los intentos de Messi e Higuaín. El primer gol llegó con una recuperación de Javier Mascherano, jugada combinada entre Walter Montillo y Messi, que asistió al centro delantero. Esta fue una de las grandes virtudes de Lio, que dejó al Pipita cara a cara con el arquero Dani Hernández, y el atacante del Real Madrid hizo la pausa y definió para poner el 1-0 a los 28 minutos de partido.

El conjunto de Alejandro Sabella volvió a mostrar que, de mitad de cancha en adelante, es uno de los mejores del mundo. En la noche del Monumental generó al menos 8 chances contra unas tres de Venezuela. La selección argentina tuvo generación de juego, triangulación, jugadas asociadas entre Messi, Higuaín y Ezequiel Lavezzzi, y un mediocampo que sabe abastecer con los pases de Fernando Gago y Montillo. Capítulo aparte para Mascherano, un verdadero crack. El jugador del Barcelona y ex River Plate supo recuperar abajo con quites limpios, presionó en mitad de cancha y llevó la pelota a campo rival para generar peligro. Otro de los puntos altos fue Pablo Zabaleta, con proyecciones por derecha claras y asistió desde ese sector, donde Venezuela hacía agua. Además, el rival de la Selección no pateó al arco en los primeros 45 minutos. El dominio argentino fue de punta a punta.

Cuando se terminaba el primer tiempo, un defensor venezolano tocó la pelota con la mano cuando intentaba no pasar un papelón ante el ataque de Messi y el árbitro peruano cobró penal. Fue a patear Messi y el remate cruzado, rápido y fuerte al ángulo izquierdo del arquero terminó siendo un golazo. Argentina se fue 2 a 0 arriba al entretiempo y tenía el partido en el bolsillo.

El segundo tiempo

En el inicio de la segunda etapa, Venezuela intentó animársele a la Argentina, con más ganas que con juego. Y a los 15 minutos, la Selección ya tenía cuatro chances creadas y el gol estaba al caer. Lio Messi partió con la pelota, levantó la cabeza, puso un pase de Playstation para Gonzalo Higuaín (levemente adelantado) y el delantero del Real Madrid definió al palo izquierdo, el lugar donde menos espacio tenía por la achicada del arquero. Ya era goleada, 3 a 0 y toque, baile… el resto estuvo casi de más. Venezuela se arrimó con dos chances de Rómulo Otero, ambas muy parecidas, con desborde por la izquierda y yerro de goles casi hechos.

Argentina tuvo la pelota, se hizo dueño del partido e hizo lo que quiso. Tuvo la pelota en el 60% del tiempo de juego, supo manejarla y no tuvo grandes esfuerzos en defensa por tener enfrente a un rival muy flojo.

Foto: Télam.

El plantel argentino volvió a entrenarse este sábado desde las 10.30, luego atendieron a la prensa y tendrán la tarde y la noche libres. El domingo volverán a entrenar y el lunes por la tarde viajarán a Santa Cruz de la Sierra, donde quedarán concentrados e intentarán acostumbrarse a los 3.650 metros de altura que le quitarán el aire a más de un futbolista. Al día siguiente, viajarán a La Paz para jugar ante la selección de Bolivia, que sufrió una goleada por 5 a 0 ante Colombia.

Ganó, gustó y goleó, el equipo anduvo bien y el camino a Brasil está más que allanado, con un liderazgo firme en la tabla de posiciones de las Eliminatorias Sudamericanas. Cuesta creer que no clasifique primero al Mundial de Brasil, y con este nivel siempre ilusiona a nuestra patria futbolera.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.