Atlético Tucumán y Racing inauguraron la cuarta jornada de la Copa de la Liga Profesional en el estadio Presidente José Fierro de la capital tucumana. Fue 2 a 0 para los locales, que se convirtieron en el primer equipo clasificado a la fase campeonato.

Muy distinta es la realidad de Racing: perdió los cuatro partidos que disputó en el certamen, el rendimiento volvió a ser mediocre (más allá que, a veces, la suerte no está de su lado), futbolistas con muy bajo nivel de juego, lesionados, problemas e internas políticas (Diego Milito abandonaría su cargo a fin de año) y… ¿malestar en el plantel con Sebastián Beccacece?

Pero no nos quedemos en los problemas de la «Academia» y pasemos a elogiar al trabajo de Ricardo Zielinski al mando de Atlético Tucumán. Un grupo de jugadores que reniegan del cartel de estrellas pero que acatan las órdenes del director técnico, juegan y lo hacen muy bien. A lo largo de las cuatro jornadas ganó todos los partidos, marcó 11 tantos y solo le convirtieron tres. El del jueves fue un equipo práctico en todas sus líneas, que superó bien a rival.

Para empezar con el análisis, Cristian Luchetti se encargó de mantener el cero en su arco y desvío un penal ejecutado por Fabricio Domínguez. Minutos más tarde, Lucas Melano definió cruzado, superó la resistencia de Nelson Ibáñez y marcó el 1 a 0 parcial, resultado con el que finalizó el primer tiempo.

En el complemento, Racing fue en busca del empate pero no tuvo profundidad y tampoco ideas para derrotar la valla del equipo tucumano. Pasados veinte minutos, Leonardo Heredia definió ante la salida de Ibáñez, puso el 2 a 0 final y decretó el pasaje de Atlético Tucumán a la fase campeonato. En tanto, Racing tendrá que mejorar para revertir este mal momento y también de cara a lo que viene en Copa Libertadores, donde enfrentará a Flamengo por octavos de final.