Dos por una provincia

El 2015 es un año electoral y, de a poco, se van acercando las elecciones en cada una de las provincias. En consecuencia, se delinean y definen las aspiraciones de aquellos que quieren ser candidatos y obtener un cargo público.
La provincia de Buenos Aires es un trofeo codiciado, con aproximadamente el 40% del padrón es un distrito clave para la gobernabilidad. Que este comparta el color político de la presidencia nacional no es un dato menor a la hora de llevar adelante un mandato. Por otro lado, puede ser un talón de Aquiles a un gobierno nacional de signo contrario.
El Frente para la Victoria, tras doce años de mandato, apunta a retener la gobernación y, cualquiera sea el resultado nacional, ser un integrante fundamental del sistema político argentino. Por eso, dos funcionarios oficialistas han confirmado sus intenciones de competir por el sillón en La Plata y ser los sucesores de Daniel Scioli.
Uno es Julián Domínguez, actual presidente de la Cámara de Diputados y quien hasta hace poco había manifestado su intención de ser precandidato presidencial. Sin embargo, tras una reunión con la presidente Cristina Fernández de Kirchner, declinó su idea de ir por la presidencia y apuntó a la gobernación. El lugar elegido para dar a conocer la decisión fue el programa «6-7-8» de la TV Pública. En su cuenta de Twitter, Domínguez señaló que «después de hablar con @CFKArgentina quiero comunicar mi decisión de postularme como candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires». También escribió: «Nací, milité y trabajé toda mi vida en Buenos Aires. Asumo este gran desafío con la ilusión de darle a mi provincia un futuro mejor».
En su aparición televisiva el diputado expresó que «hay muchos buenos compañeros compitiendo por la gobernación como (Diego) Bossio y (Juan Patricio) Mussi. Es un honor ir a las PASO con ellos». Respecto de su cambio, Domínguez explicó que «desde la Provincia puede contribuir al proyecto que gobierna Argentina».
Algunos legisladores y funcionarios consideraron que Domínguez significa «la continuidad del proyecto nacional» en el mayor distrito de Argentina. «Julián Domínguez es el candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires que representa el futuro del proyecto nacional», afirmó la diputada nacional Andrea García, mientras que su colega Juan Carlos Díaz Roig alabó las «virtudes humanas y políticas» del titular de la cámara baja, y manifestó que además «suma el haberse constituido en el ejemplo de lo que debe ser un cuadro peronista».
Domínguez señaló que «hay muchos muchachos anotados, todos de mucho talento» para disputar la gobernación bonaerense y, entre ellos, nombró al intendente de Berazategui, Patricio Mussi; al titular de ANSES, Diego Bossio; y al intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, quien también lidera el PJ bonaerense. Al respecto, dijo que son «todos muchachos valiosos que le hacen bien al proyecto político que jerarquizan estos 12 años de gobierno» y adelantó que «le vamos a dar a nuestra provincia volumen y debate» de cara a la campaña electoral hacia las primarias de agosto.
Entre los nombrados por Domínguez como sus competidores está Diego Bossio, titular del ANSES, quien fue el otro kirchnerista que ratificó sus intenciones de ocupar el lugar de Daniel Scioli y, precisamente, en una reunión con intendentes bonaerenses se diferenció de Domínguez al afirmar que «la Provincia de Buenos Aires no puede ser el premio consuelo de nadie. Hoy estamos en San Miguel del Monte, en el corazón de la historia de Buenos Aires, con esa impronta de Rosas. Desde esa historia, tenemos que asumirla con mucha responsabilidad y respeto por lo cual no puede ser nunca el premio consuelo de nadie». Una forma de decir que él siempre estuvo seguro hacia dónde quiere llegar.
Durante la presentación del libro «Bases para el desarrollo de la provincia de Buenos Aires», el funcionario señaló que «desde hace mucho tiempo con un grupo de compañeros estamos recorriendo, pensando y diagnosticando la Provincia. Pero siempre teniendo claro que somos parte de un proyecto político que conduce la Presidenta de la Nación».
En ese acto celebrado en Junín, donde estuvo acompañado por el diputado y dirigente de Smata, Oscar Romero, Bossio expresó que «nosotros vinimos a gestionar y a trabajar, porque queremos hacer las cosas bien y para los tiempos que vienen es importante la vocación y el compromiso por la política. Esa es la impronta y nuestra idea. A mí me encantaría ser gobernador de Buenos Aires y la gente nos da mucha fuerza para trabajar en esta línea». Además señaló que «nosotros, el Peronismo de la provincia de Buenos Aires, estamos pensando y produciendo pensamiento para proyectar el futuro. Ese es el mandato que nos dio nuestra querida Presidenta, para qué queremos gobernar la patria o una provincia. Lo hacemos desde el peronismo pero también desde la experiencia y el orgullo de formar parte de un proyecto político».
Romero respaldó la precandidatura de Bossio y manifestó que, aunque respetaba la postulación de Domínguez, subrayó que su candidato es Bossio. «Veo en él la capacidad de trabajo, de gestión, el grado de preparación y la seriedad con la que está viendo a la provincia de Buenos Aires. Me parece válido que Julián tenga intenciones de ser precandidato a gobernador, pero estoy convencido de que el próximo gobernador va ser Diego. Los habitantes de la provincia de Buenos Aires tienen que saber que hay un compañero que se llama Diego Bossio que trabaja para ellos», explicó el gremialista.
Hasta ahora estos son los dos confirmados por el kirchnerismo para competir por la gobernación más importante de Argentina, falta saber si finalmente Mussi y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, confirman sus intenciones de ser precandidatos.

Deja una respuesta