El Grupo D fue definido por la selección que menos se esperaba que asuma el protagonismo. De los cuatro integrantes, tres cuentan con títulos mundiales y tres también se anotan entre los candidatos de siempre para jugar instancias decisivas. Y ese país restante, el que nadie hubiese tenido en cuenta para ser el primer clasificado, justamente fue quien definió todo.
Costa Rica era, a prori, el combinado que se volvería antes. Pero pasó todo lo contrario, derrotó con superioridad a Uruguay en su debut y anuló completamente a Italia, que venía de ganar y entusiasmar en su presentación ante Inglaterra. Y gracias al triunfo tico ante la azzurra, los ingleses quedaron fuera de toda chance de jugar los octavos de final.
Ocasiones de gol no sobraron en el encuentro entre la sorpresa de esta Copa del Mundo y el conjunto dirigido por Cesare Prandelli. A los 7 minutos los centroamericanos avisaron con un tiro de esquina que Celso Borges cabeceó con riesgo pero que salió por arriba del travesaño. Del otro lado, Mario Balotelli se convertía casi en exclusiva en la única carta ofensiva de un equipo al que no le brotaban ideas y se perdía en intentos improvisados para llegar al arco de Keylor Navas. Por solidez, orden, actitud y arrestos individuales que complementaban el sacrificio colectivo, llegaría el gol de Costa Rica. A los 44′ un centro pasado desde la izquierda enviado por Junior Díaz dejó el balón en la cabeza de Bryan Ruiz para que supere la marca de Giorgio Chiellini y conecte el frentazo por arriba de Gianluigi Buffon que necesitó de la tecnología porque la pelota picó adentro y salió nuevamente hacia el campo de juego. 1-0, gol y batacazo en Recife.
Y hasta ahí llegó todo. El segundo tiempo fue un trámite para los únicos clasificados, hasta el momento, del Grupo D a la siguiente fase. Italia se hizo del control del balón pero no generó situaciones peligrosas para conseguir el empate y Costa Rica tuvo alguna chance de ampliar el marcador en jugadas de contragolpe. Y no mucho más que eso. Después llegaría el festejo tico por una merecida clasificación a octavos de final (también había llegado a esa instancia en el Mundial de Italia 90) y la preocupación de los italianos, que no deberán perder ante Uruguay para seguir su camino. Inglaterra se quedó sin oportunidad alguna de revertir la historia… historia que están escribiendo jugadores como Joel Campbell, Keylor Navas, Christian Bolaños, Bryan Ruiz, Junior Díaz y Oscar Duarte.