En la mañana del viernes se disputaron los cuartos de final del fútbol femenino en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Hubo victorias de Australia y Suecia y Estados Unidos y Canadá pasaron por penales.

Cerraba la jornada el partido más esperado, una repetición de la final de la Copa del Mundo de 2019. Y no decepcionó. A los 18 minutos, Vivianne Miedema abrió el marcador para Países Bajos. Sin embargo, a los 31′ ya se había puesto arriba Estados Unidos gracias a los goles de Sam Mewis y Lynn Williams. Miedema volvió a convertir para igualar el encuentro en el segundo tiempo. Desde Tokio 1964 que no hacían diez goles en un mismo Juego Olímpico como lo hizo la neerlandesa en el presente. En 1964, el húngaro Ferenc Bene había marcado 12.

Ambos equipos podrían haber ganado el partido, pero a Estados Unidos le anularon varios goles por fuera de juego y, del otro lado, un penal mal ejecutado por Lieke Martens fue atajado por Alyssa Naeher prediciendo lo que sucedería tras el tiempo cumplido. La arquera norteamericana fue la figura en la definición desde los doce pasos, dado que cubrió los remates de Miedema y Aniek Nouwen. Dominique Jannsen y Stefanie Van der Gragt hicieron los dos penales de las neerlandesas, mientras que Rose Lavelle, Christen Press, Alex Morgran y Megan Rapinoe marcaron para que la tanda terminase 4-2 a favor de las campeonas del mundo.

Previamente en el Estadio de Saitama, Suecia se enfrentó a las locales. Rápidamente estuvo 1-0 gracias a Magdalena Eriksson. Sin embargo, Japón lo empató a los 23 minutos gracias a Mina Tanaka. Stina Blackstenius y Kosovare Asllani, de penal, le dieron la victoria a las escandinavas. Suecia es el único equipo que ganó los cuatro partidos que disputó en lo que va del campeonato.

En Ibaraki Kashima, durante la prórroga, Australia derrotó a Gran Bretaña. En los noventa minutos ellas habían empatado 2-2. Ambos equipos estuvieron ganando en esta etapa. Primero las «Matildas» con el gol de Alanna Kennedy, después Ellen White hizo un doblete para el 2-1 de las británicas. Finalmente, Sam Kerr lo igualó a los 89 minutos. En el tiempo extra, Mary Fowler y nuevamente Kerr convirtieron para Australia, mientras que White cerró con su triplete que no le alcanzó para que Gran Bretaña pasara a las semifinales porque el partido finalizó 4-3 en favor de las australianas.

Habían comenzado la jornada Canadá y Brasil. La más clara la habían tenido las norteamericanas con un cabezazo de Vanessa Gilles que pegó en el travesaño. En los penales habían empezado mejor las sudamericanas, porque Barbara le atajó el penal a Christine Sinclair y después Marta convirtió el suyo. Después Jessie Fleming, Debinha, Ashley Lawrence, Erika y Adriana León marcaron para establecer el 3-3 parcial. Ahí apareció la arquera Stephanie Labbe, que cubrió los tiros de Andressa Alves y Rafaelle. Gilles hizo el gol que permitió que Canadá ganase 4-3 en los penales tras el 0-0 en los noventa minutos.

Las semifinales serán el 2 de agosto: a las 5 de la mañana se enfrentarán Estados Unidos y Canadá en Ibaraki Kashima y a las 8 horas en el Estadio de Yokohama, Australia y Suecia buscarán un pase a la final.