En La Matanza, la «capital nacional del peronismo» como la definió el intendente Fernando Espinoza, el expresidente de Brasil, Luiz Inacio «Lula» da Silva, fue premiado con dos Doctorados Honoris Causa otorgados por la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) y la Universidad Metropolitana por la Educación y el Trabajo (UMET). Los galardones fueron entregados por su compromiso con la educación pública y la aplicación de políticas de inclusión social durante su gobierno.

En el inicio del acto, el vicerrector de la UNLaM, Víctor Nicoletti, repasó la vida del exmandatario, desde sus inicios como lustrabotas y vendedor ambulante hasta su trabajo como tornero y sus inicios en la política, incluyendo sus luchas contra la dictadura brasileña en la que en 1982 encabezó una fuerte huelga que duró 41 días, hasta que se convirtió en el primer obrero en asumir la presidencia de Brasil en 2003.

No quedaron fuera de este repaso las medidas tomadas por Lula durante sus mandatos, en los que logró incorporar a 40 millones de brasileños que pasaron a la clase media y 36 millones salieron de la miseria, dato recordado por el propio Lula.

Durante su gestión Lula impulsó programas para la erradicación de la pobreza y aplicó acciones para la redistribución del ingreso y la ampliación de los derechos ciudadanos. Se triplicó la inversión pública en Educación y se pusieron en marcha programas que permitieron que un millón y medio de brasileños y brasileñas de bajos recursos accedieran a la formación universitaria.

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, remarcó que Lula «fue un gran presidente y es un gran expresidente» y sostuvo «que vamos a volver a necesitar sus reflexiones». Además, destacó que «el conocimiento y la educación integrada es la clave para alcanzar el desarrollo de los pueblos. Argentina y Brasil lo saben y por eso transitan un mismo camino de crecimiento con inclusión», señaló Scioli.

El candidato presidencial del Frente para la Victoria destacó que Lula fue «un gran motivador con claridad en la relación entre Argentina y Brasil» y también se comprometió, en una eventual presidencia, a «lograr más unidad porque unidos somos más fuertes y vamos camino a las victorias pendientes».

Scioli elogió al dirigente del partido de los Trabalhadores y sostuvo que «durante su presidencia no ganaron solo los humildes, sino también la clase media y los empresarios» y Lula «junto con Néstor Kirchner pusieron a nuestros países en el crecimiento, generando trabajo y distribución del ingreso». En ese sentido, el mandatario aseguró que «cuando más quieran enfrentarlos, más unidos deben estar los dos países. Este camino de política de integración que tenemos los dos países debe continuar. Tenemos que estar unidos ante los desafíos que nos impone el mundo». Asimismo, comentó: «En este momento de incertidumbre global tenemos que fortalecer lo local, que es Argentina, el Mercosur, Brasil y la patria grande», remarcó a la vez que les pidió a los jóvenes estudiantes «avanzar por la agenda de la integración» y a poner al país «en la gran agenda del desarrollo nacional».

La importancia de la educación

Lula comenzó su discurso agradeciendo la decisión de la UNLaM de otorgarle esta distinción y mencionó que «cuando el rector (Daniel) Martínez me avisó que la mayoría de los estudiantes de esta universidad son personas humildes, hijos de trabajadores, me emocioné mucho y todavía lo estoy, porque hubo una época que cuando un niño nacía, dependiendo de la cuna donde nacía, ya se sabía si iba a ir a la universidad o se quedaría en el secundario».

El expresidente brasileño manifestó que «es un honor estar una vez más en Argentina, en este querido país, para recibir esta distinción de tanta importancia académica. Cuando uno desarrolla una educación de calidad para todos y logra poner a los hijos de los trabajadores en la universidad, la sociedad se empieza a poner más justa».

Precisamente, el tema educativo fue la médula de sus palabras y destacó el hecho de que la UNLaM «es la universidad con mayor índice de graduación de la Argentina, un gran mérito considerando que la mayoría son hijos de trabajadores y primera generación de recibidos de su familia». Ese hecho lo comparó con su propia historia de vida al ser el primer brasileño en acceder a la presidencia sin título universitario. «Si hay un ser humano en el planeta que todos los días debe levantarse y agradecerle a Dios por la trayectoria de su vida, ese soy yo. Porque no se había previsto en ningún manual que un obrero metalúrgico, sin tener un diploma universitario, pudiera llegar a la presidencia de la séptima economía del mundo», mencionó. «Y yo lo logré mucho menos por méritos personales y mucho más por la elevación de la conciencia política del pueblo trabajador de Brasil», remarcó.

Durante la presidencia de Lula se inauguraron 14 universidades públicas en Brasil, y el expresidente afirmó que la educación «libera y mejora a las personas», y por eso «no puede ser concebida como un gasto». El líder del Partido de los Trabalhadores sostuvo que la llegada a la universidad de un hijo de asalariados «constituye un verdadero acto de justicia. Todos deben tener el derecho de tener un lugar en el sistema educativo. Esa es la verdadera igualdad de oportunidades».

Lula también se refirió a Eva Perón y señaló que, como ella dijo, «donde existe una necesidad hay un derecho, y por eso, la educación no puede quedar en manos de los privilegiados». También se refirió a la relación bilateral entre Argentina y Brasil y expresó que «en Brasil lanzamos un lema: ‘Una patria educadora’. Ustedes dicen que ‘la patria es el otro’ y eso marca que nuestros países van de la mano en muchas cosas», sostuvo y valoró «la voluntad de los militantes por transformar la realidad».

Al respecto de la participación juvenil en política, Lula señaló que «veo a muchos jóvenes argentinos militando y eso me gusta. Siempre le digo a la gente que no debe abandonar la política, nunca hay que desentenderse de ella. Esa fue una de las enseñanzas que Néstor (Kirchner) les legó».

En la ceremonia estuvieron presentes los ministros de Defensa, Agustín Rossi, y Cultura, Teresa Parodi; el secretario de Asuntos Relativos a Malvinas, Daniel Filmus; el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez; el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto; el rector de la UNLaM, Daniel Martínez; el senador Juan Manuel Abal Medina; y el embajador de Brasil, Everton Viera Vargas; entre otros.

Crédito de fotografía: el1digital.com.ar