Otra pareja despareja

Una de las relaciones más extrañas de la industria pareciera haber llegado a su fin. Hay una gran lista de actores, cantantes y otros que han estado en una relación con alguien que no le iba. ¿Quién puede olvidarse el caso de Tom Green y Drew Barrymore? ¿Lisa Marie Presley con el rey del pop? ¿Julia Roberts con Lyle Lovett? ¿Evan Rachel Wood con Marilyn Manson? Este caso estaba demasiado cerca del estupro, para mi gusto. Bueno, de todas estas parejas extrañas que han sabido enamorarse, Nick Cannon y Mariah Carey es una de las más raras. Ella está del tomate, se nota desde lejos. La mujer, que ya debe estar más cerca de los 50 que cualquier otra cosa, se sigue vistiendo con vestidos dos talles más chicos y anda por la vida haciéndose la diva. Es un poco agotador, hay que reconocerlo, sobre todo cuando la vida ya no es lo que era. Esto no es 1995 y vos no estás casada con Tommy Mottola.
Nick era un actorcito de cuarta, se puede decir «un Peluffo cualquiera» (mucho más papelonero que Peluffo, a quien amo), hasta que conoció el estrellato y el encandilamiento cuando empezó a salir con este monstruo, principalmente por hacer las fotos más cursis del mundo, ser un tenedor de carteras de su mujer y hacer varios papelones juntos. Esta pareja se lleva 10 años y tienen 2 hijos: Moroccan y Monroe. Además, vale recordar que se casaron en el 2008 luego de solo dos meses de conocerse. Hace un tiempo que se especula conque esta pareja estaría teniendo problemas maritales y hoy podemos decir que es una realidad, ya que Nick Cannon corroboró que no están viviendo bajo el mismo techo desde hace unos meses. Aparentemente, Mariah (o Maraia, como a ella le gusta que le digan) está teniendo sus últimas reuniones con abogados para dejar todo listo para el divorcio. Las dos partes afirman que la prioridad son los hijos y no los 6 Lamborghini que tienen, el jet privado, las 4 mansiones ni la isla en Bahamas de la que son dueños.

Weezy y Drizzy show

Pocos raperos tienen una peor imagen que Lil’ Wayne, no lo digo solo por esa cara extrañísima que tiene, sino más bien por la cantidad de veces que el artista estuvo en prisión y por su declarada afición a la drogas, por haber dejado embarazada a varias muchachas y no hacerse cargo de esos niños y otras cosas así de copadas. En la otra esquina tenemos a Drake, otro rapero medio nabo, que jura que está a la altura de los verdaderos gangsta. Este Drake tiene una relación con Rihanna y todos sabemos que ella tiene debilidad por los chicos malos. Supongo que en su afán de gustarle a la morocha Drake se pasa la vida intentando hacerse el malo en vivo. Así que hace un par de días, mientras Weezy (Lil Wayne) estaba arriba del escenario, invitó a Drizzy (Drake, sí, son así de imbéciles) a sumársele mientras se prendía uno en mitad del recital, y digamos que Drizzy no dijo que no.

Diaz de cambio

Pocas minas le tienen tanto pánico al matrimonio como Cameron Diaz, así que cuando la rubia toma una decisión tan grande, es para aplaudirla.
La bella actriz, que hace poco confesó no depilarse la entrepierna (finoli finoli) está de novia hace 5 meses con Benji Madden, un músico gordito en decadencia que forma parte de Good Charlotte. Si bien se rumorea si esta pareja estaría planeando caminar hace el altar o no, la verdad es que dieron un paso muy importante… conocer a los padres de él.
Cabe recordar que se conocieron gracias a Nicole Richie, porque ella está casada con el hermano mellizo de Benji, Joel.