Al final, el Gobierno se cansó de las tomas, hizo la “Pato Bullrich” y los corrió a palos. La oposición y la Iglesia trataron de llevar agua para su molino. Tal como ocurrió al anunciar la fórmula para las elecciones, la vicepresidente Cristina Fernández respaldó a Alberto Fernández y se corrió de los homenajes al cumplirse los 10 años de la muerte del expresidente Néstor Kirchner. El ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció medidas y bajó el dólar blue… ojalá lo pueda sujetar por un tiempo.

Noticias de la Gorra

Se terminó el problema de las tomas de tierras en Guernica… y la mejor solución que encontró el Gobierno bonaerense fue cagar a palos a todos y reprimir, quemar las casillas y pegarles una patada en el orto a mujeres y niños. Pasó Patricia Bullrich y dijo que se les fue la mano. Lo importante es que “la Patria es el otro”… el otro propietario. Al respecto, el gobernador Axel Kicillof dijo que “hicieron todo lo posible para que el desalojo fuera pacífico”, pero como no colaboraron, los cagaron a tiros.

Otros que salieron a hablar de las tomas fueron los representantes de la Iglesia Católica Argentina, que dijeron “no avalar la usurpación de terrenos, porque es un delito”, y todos sabemos que la Iglesia jamás se apropió de ningún terreno en toda su historia.

Para fogonear un poquito la cosa, desde la oposición tiraron que el gobierno de la provincia les iba a dar 300 lucas a cada uno de los que estaba en la toma, lo cual salieron a desmentir y sabemos que por la mitad arreglan con alguna barrabrava para que les explique a los muchachos que se tienen que ir.

Si hablamos de tomas, la Justicia falló a favor del exministro de Agricultura del macrismo, Luis Miguel Etchevehere, por el conflicto con su hermana y los muchachos de Juan Grabois en un campo de la familia en Entre Ríos. Veremos dónde se instala el circo la semana que viene.

Por otra parte, se cumplieron 10 años de la muerte del expresidente Néstor Kirchner y, para conmemorarlo, Cristina decidió armar un lindo quilombo. Le pegó un faltazo a la fiestita que organizó el presidente Alberto Fernández en el Centro Cultural Kirchner con la estatua repatriada y, como le pareció poco, difundió una carta pública en la que parecería que apoya a su compañero de fórmula, pero aclara que en el gobierno hay malos funcionarios, que el sistema bimonetario es el problema del país y que se necesita una concertación nacional. Ya sabemos que si hay algo contra lo que lucho el kirchnerismo es contra el bimonetarismo… cómo será, que se llevaron todos los verdes para que solo queden pesos.

Otro al que parece que no le llegó la tarjetita de invitación es a Máximo Kirchner, que se fue con el intendente Martín Insaurralde a un homenaje en Lomas de Zamora. Para darle un lindo marco a toda la jornada, queremos mandarle un saludo al comité de C5N que transmitió toda la fecha con sujetos que cobran un sueldo como periodistas, pero evidentemente no lo son.

Asimismo, después de varias semanas con una economía incendiada por el alza constante del dólar, una serie de medidas del ministro de Economía, Martín Guzmán, hizo que la brecha entre el oficial y el blue bajara significativamente. Este dato seguro lo tomarán los empresarios argentinos y repercutirá en una clara suba de precios… por las dudas.

Finalmente, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, consideró una buena idea comprarle misiles a Irán. Si piensan que esta actitud va a provocar una guerra entre Estados Unidos y Venezuela se equivocan, lo más probable es que les explote algún misil cerca de los pozos de petróleo y vuelen solitos a la mierda.