Luego de una década regresó el censo, el Gobernador se adelanta a los problemas con la vista en las elecciones y el candidato neonazi comienza su campaña con declaraciones «afortunadas».

Noticias de la Gorra

Después de 12 años, nuevamente hubo un censo en Argentina y, a pesar de lo que todos esperábamos, este año no murió nadie.

La jornada se dio con normalidad y lo más curioso fueron las preguntas. Faltaron cosas fundamentales para la vida diaria como saber si la gente es team verano o invierno, o si la pasta frola es de membrillo o batata.

Si volvemos al plano político local, el que no tiene ganas de tener quilombos para diciembre es el gobernador Axel Kicillof, que le dio un aumento del 60% a la policía y, aunque sea a puro balazo, quiere ver si llega al 2023 con alguna chance.

El que inentendiblemente también esta pensando en las elecciones es el presidente Alberto Fernández, que basa su plataforma de reelección sosteniendo que para octubre la inflación bajará a la mitad. Todos sabemos que cualquier boludo que arme un proyecto pensando en una inflación baja en este país pierde.

Siguiendo con Fernández, finalmente la Justicia aceptó que pague 1,5 «palos» por la fiesta en Olivos y que su esposa abone otro suma similar. Alberto dijo que iba a pedir un crédito para hacerlo. Después avisen qué banco le da un crédito de más de un palo a la esposa… que es desocupada.

Para cerrar con Alberto Fernández, por último, volvió de su gira por Europa y de la reunión con Emmanuel Macron nos dejó la genial frase “El mundo precisa más proteínas y menos misiles”. Dicen que la industria armamentista norteamericana y francesa se sintió conmovida por esto y estarían cambiando la producción de balas por la de huevos frescos.

Desde la oposición también están pensando en las próximas elecciones y volvieron a aparecer personajes que habían sido eyectados después de la derrota de 2015, como el exdiputado Nicolás Massot, que dijo que “Patricia Bullrich genera menos rechazo que Macri”. Mirá que el oficialismo está al horno, pero si las alternativas de la oposición son estas, están detonados.

Otro de los que está quemado es el candidato «liberotario» Javier Milei, que se presentó en la Feria del Libro y tuvo como presentadora a Viviana Canosa. Milei aseguró que cuando sea presidente va a disolver el Ministerio de la Mujer, y que él no tiene que pedir perdón por tener pene, perdón tienen que pedir los boludos que lo voten.

La que se ve que tiene que justificar el sueldo y por eso volvió a romper las pelotas es la ministra de Salud ,Carla Vizzotti, quien afirma que se viene la cuarta ola de coronavirus. Señora, ya está, gracias. Vacunen a la gente y dejen laburar, que si no no va a poder mantener el cargo en 2023.

Por último, en nuestro segmento “Todos bancamos al Movimiento pero que no nos dejen de depositar” tenemos en caso de varios expanelistas del programa 6-7-8 que le reclaman 125 millones al Estado por haberlos rajado durante el gobierno de Mauricio Macri, porque “la patria es el otro” pero la guita no se toca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.