Mientras asume el nuevo «superpresidente» y el que fue votado pierde respeto y poder, compartimos el resumen semanal con lo mejor y peor de la política argentina.

Noticias de la Gorra

Finalmente asumió como presidente… perdón… como ministro de Economía, Desarrollo Productivo, Agricultura, Ganadería y Pesca, Sergio Massa. Y le hicieron una fiestita a pura fanfarria con más de 500 invitados, aplausos y demagogia. Todo muy normal en el país más entretenido del mundo.

Para tomarle la jura estuvo un sujeto que alguna vez la gente votó para que ejerciera el poder pero estaría demostrando que entrará en la historia como el mandatario más boludo de la historia, y eso que la tenía jodida compitiendo con «Chupete» y «Mauri».

Fiel a su estilo «carusiano», el «superministro» Massa se despachó con una serie de planes y objetivos que llevará adelante su equipo. No quedó muy claro, pero al parecer nos van a romper el culo con impuestos y van a hacer lo que dice el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las medidas propuestas por «Massita» parecerían ser la panacea que nos van a salvar y que lo catapultarán al estrellato y una posible candidatura presidencial en 2023. Pero bueno, si fuera por las propuestas de los políticos, Argentina sería una potencia mundial que habría dominado la galaxia con viajes interplanetarios. Lamentablemente, solo somos una impotencia con la mayor cantidad de planeros de la galaxia.

Según el nuevo secretario de Producción, José De Mendiguren, «la macroeconomía es casi mejor que la de Estados Unidos». Uh, cuando se enteren los yanquis que están hechos mierda.

Al que no le gustaron nada las medidas que propuso Massa fue al dirigente social Juan Grabois, que amenazó con irse del Frente de Todos. Solo se nos ocurre al nuevo ministro buscando el meme de Okupas, «Andá, máquina, nadie te detiene».

Además, el «mercado» habría hablado y le daría «aire» al flamante Ministro para que pueda laburar tranquilo… durante las próximas 48 horas. Después van a volver a ser los mismos hijos de puta de siempre.

Hablando de ministros de Economía, el que por suerte de a poquito se está pudiendo reinsertar en el mundo laboral después de haber estado preso por una «matufia» multimillonaria es Amado Boudou, que pegó una changa en la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata, dando clases de una materia denominada Economía y la Palabra. Lo querían mandar a laburar con las impresoras en el centro de estudiantes, pero después de lo de Ciccone estaba sobrecalificado.

Finalmente, en nuestro segmento «Soy un Progre de Mierda» informamos que en Mar del Palta cayó el prófugo de entraderas denominado «Gordo Postre». Desde acá nos queremos solidarizar con este sujeto por ser estigmatizado por la sociedad. La obesidad es una enfermedad y este tipo de títulos solo generan depresión en las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.