Mientras toman las escuelas en la capital y la Ministra de Educación les manda la Policía de la Ciudad, Formosa mejora sus números y los Tipos Raros comparten el resumen político semanal.

Noticias de la Gorra

Esta semana tuvimos la toma de 16 colegios en la Ciudad de Buenos Aires en reclamo por la calidad del «morfi», mejor infraestructura edilicia y en contra de las prácticas laborales en empresas. Lo de las mejoras edilicias la bancamos, pero tomar un colegio de pibes de clase media porque el sanguche de jamón y queso no es nutritivo o porque las prácticas laborales son lavando platos muestra que la generación de cristal está rota y la culpa es de los padres.

Será de viejo lo que vamos a decir, pero en la primaria estatal del Conurbano nos daban tostadas con mermelada (con suerte) y mate cocido y solo iban los pibes humildes que viajaban 2 horas en bondi. Mientras nos sentamos en la mesa de Polémica en el Bar decimos: «A estos pibes les falta un baño de realidad». Y a los políticos no ser tan hijos de puta…

Como respuesta a la protesta estudiantil, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta decidió iniciarles causas penales a los padres de los alumnos. Bien, nos gusta el consenso.

Al parecer, con los que Larreta sí tuvo un consenso es con la banda de Camioneros que le mordieron 2.000 millones de pesos para indemnizar a 500 empleados de grúas en concepto de la «ley Moyano» por la estatización del servicio. Es decir, los indemnizan y los vuelven a contratar bajo el convenio de Camioneros, porque la guita no alcanza para que los pibes morfen mejor o estén en aulas dignas, pero sí para que la patota sindical no te joda la plataforma presidencial del 2023.

A nivel nacional, los quilombos también están a la orden del día: sigue la escalada en el bardo entre los empresarios, el sindicato de gomas y el Estado. Nadie quiere ceder, todos quieren morder el queso y otras industrias, como la automotriz, empezaron a suspender trabajadores y al Gobierno lo mejor que se le ocurrió es amenazar con abrir las importaciones. Se nota que Alberto Fernández está haciendo escuela en sus decisiones pelotudas.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la pobreza bajo del 37,3% al 36,5% en el primer semestre de 2022. Sin embargo, en el mismo periodo la indigencia aumentó del 8,2% al 8,8%. Donde el dato es más curioso es en Formosa, que en el último semestre la pobreza bajó 20 puntos. Una de dos: o son Alemania o finalmente se murieron de hambre todos los pobres que había en enero. Apostamos a lo segundo.

Pero más curioso que este último dato es la visión de la vicepresidenta Cristina Fernández: «Esto evidencia el impacto del fuerte aumento en los precios de los alimentos», dijo y pidió intervención estatal contra las empresas alimentarias. Señora, usted es la vicepresidenta en ejercicio, hágase cargo.

Por si no te diste cuenta, este último análisis de la expresidenta fue un «palito» a Sergio Massa y su gestión económica: le dio 2 meses y ya pintaron los misiles.

La que volvió a aparecer es la pirómana política Elisa Carrió y, como era de esperar, su atril fue la pantalla de TN. En esta ocasión se mandó con un curioso paralelismo entre un país abusado que se termina transformando en abusador y un niño abusado que de grande también se convierte en abusador, bueno, Lila está muy cercana a la Iglesia Católica, se ve que de abusos y abusadores conoce bastante.

Por último, salió a la venta ese artículo que todos esperábamos. Porque todos quisiéramos ver el mundo a través de sus cristales. Sí, señores. Una cuenta de MercadoLibre publicó los lentes del odontólogo que asesinó a su familia, Ricardo Barreda, y piden 25 millones. Vamos a esperar a que pongan a la venta la escopeta.

Deja una respuesta