La Iglesia belga se convierte en la primera del mundo en bendecir uniones de parejas homosexuales y alegan que es «solo una oración de amor».

Un extracto del documento «Estar cerca de los homosexuales desde el punto de vista pastoral. Por una Iglesia acogedora que no excluya a nadie» dice lo siguiente: «Dios y Padre, rodeamos hoy a N. y N. con nuestra oración. Conoces sus corazones y el camino que tomarán juntos a partir de ahora. Haz que su compromiso con el otro sea fuerte y fiel. Que su hogar se llene de comprensión, tolerancia y cuidado. Que haya espacio para la reconciliación y la paz. Que el amor que comparten les deleite y hacerlas útiles para nuestra comunidad».

En este sentido, los obispos belgas señalaron que «un momento de oración» no es igual al casamiento, como unión sacramental entre un hombre y una mujer, tal como establece el catolicismo.

Asimismo, aseguran que brindarán atención pastoral a los homosexuales, ya que sostienen que «prefieren vivir en pareja, en relaciones duraderas y fieles». Por esto mismo, consideran que «merecen el reconocimiento y apoyo» y que la Iglesia recibirá a todas las personas para que puedan expresar su «compromiso ante Dios y hacia los demás».

Deja una respuesta