El empresario sudafricano Elon Musk anunció que invertirá hasta 30 billones de dólares en su nuevo emprendimiento: Starlink.

El cofundador de Neuralink y PayPal (que revolucionó el sistema de pagos), comprador de eBay y fundador de la automotriz Tesla y la compañía aeroespacial SpaceX, que además de planificar viajes a «bajo costo» ya desarrolló Falcon y Dragon para realizar entregas de tipo delivery en el espacio, e inversor en SolarCity (avanza sobre hogares que solo necesiten de energía solar) ya tiene un nuevo concepto sobre el que enfocarse.

Se trata de ofrecer un servicio de internet satelital accesible en cualquier lugar del planeta y sin necesidad de infraestructura terrestre. Pese a que el precio actual de una terminal de Starlink es de 500 dólares, Musk expresó que «estamos perdiendo dinero, porque cuesta más de 1.000 dólares producirlo». Asimismo, su idea es facilitar la conexión y que no se necesiten conocimientos técnicos previos para su utilización: «Apunta al cielo y enchúfalo», manifestó.

Precisamente, SpaceX ya cuenta con más de 1.500 satélites alrededor de la Tierra para dar conectividad a sus usuarios activos, que para la finalización del primer semestre de este año ronda los 69.000 en 12 países. El primer objetivo de Musk es superar el medio millón de personas con acceso en el próximo año, según afirmó en el Congreso Mundial de Móviles (MWC) llevado a cabo en Barcelona del 28 de junio al 1° de julio. «En agosto deberíamos tener conectividad global para todas partes del mundo, excepto los polos», aseguró en el evento desde California, Estados Unidos.

«El año que viene comenzaremos a lanzar la versión 2 de nuestro satélite. Comenzaremos a llevar nuestras puertas de enlace y puntos de presencia directamente a nuestros centros de servidores. No queremos tener demasiada confianza, pero parece que será bastante positivo para las principales empresas de telecomunicaciones, fibra y 5G», adelantó.