Con un elenco encabezado por Jack Nicholson y Boris Karloff, la película «El Terror» de 1963, dirigida por Roger Corman, es una obra que nos presenta un mundo en el que los espíritus pueden ser manipulados por los deseos humanos, produciendo una interesante trama donde el amor, la culpa, el olvido y la venganza se unen para guiarnos en una aventura misteriosa con un cuidado diseño de producción, vestuario y fotografía.

Un triángulo amoroso

«El Terror» empieza con una secuencia en la que observamos a un militar desmayado en las orillas de una playa. Más adelante sabremos que su nombre es Andre Duvalier, interpretado por Jack Nicholson. Al despertar se topa con una joven mujer, encarnada por la actriz Sandra Knight, que lo ayuda a recuperarse y que lo deslumbra con su belleza. Este acontecimiento marcará el objetivo principal del personaje durante la película, ya que no descansará hasta saber quién es la misteriosa dama y cuál es la verdad oculta que la envuelve, debido a que la doncella aparece y desaparece a voluntad, además de haber estado casada con un adinerado hombre que habita solitariamente un enorme castillo. Dicho sujeto es conocido como el baron Victor Frederick Von Leppe, y está personificado por la leyenda del cine de Clase B, Boris Karloff.

Sobre la estética del film

Uno de los elementos más atractivos de la película, además de las personas que están involucradas en ella en la dirección y en el reparto actoral, es la importancia que tuvo la recreación de los espacios a través de la dirección de arte hecha por Daniel Haller; la decoración de los sets pensada por Harry Reif y la buena composición fotográfica -sobre todo en locaciones internas-, a cargo de John M. Nickolaus Jr. y Floyd Crosby.

Aunque parezca contradictorio, la suma de sus miradas le otorgó una estética tenebrosa pero amable al film. Esto se debe a que la recreación de un castillo de aspecto gótico -en el que se observan amplios salones de techos altos, pasajes misteriosos y un cementerio en el que se encuentra una cripta antigua- estuvo muy bien concebida para generar una atmósfera lúgubre que sostuviera al mismo tiempo la artificialidad, produciéndose un efecto de distanciamiento en el espectador que no permite -sin que esto sea un aspecto negativo-, su completa inmersión en la ficción.

En otras palabras, aunque la historia logre atraparnos como espectadores y nos sumerja en su misterio, este tipo de resoluciones técnicas nos mantiene conscientes de su fin como propuesta de entretenimiento. Lo que resulta agradable ante los ojos de aquellos que no buscan un reflejo exacto de la realidad sino más bien una interpretación algo lúdica de ella.

Curiosidades

«El Terror» supone una de las producciones con más tiempo de filmación en la carrera de Corman, debido a que: siendo un cineasta que trabajaba en rodajes de poca duración, en este proyecto se explayó durante nueve meses para terminarlo. Sin embargo, hay que resaltar que las escenas protagonizadas por Boris Karloff fueron hechas solamente en cuatro días. Además, fue una película en la que también participó como director Francis Ford Coppola, aunque no reciba una mención como tal en los títulos del film.

¿Por qué ver esta película?

«The Terror» (1963) es una de las 56 producciones realizadas por Roger Corman en su prolífica carrera. Un hombre que fue reconocido por la Academia de las Artes y de las Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos en el año 2009 con el Oscar Honorífico. Además de ser una película que cuenta con la presencia de dos grandes actores como lo son Boris Karloff y Jack Nicholson pero, más allá de la relevancia de Corman como director y de estos dos extraordinarios intérpretes, «The Terror» sirvió de inspiración para el género del terror no solo por su guion bien estructurado -en el que cada interrogante va sembrándose y respondiéndose paulatinamente sin perder el interés del espectador- sino también por sus aportes desde lo visual a la historia del cine. Una joya del pasado que podés encontrar en la plataforma de streaming Qubit.