A partir de este viernes 16 de octubre se autoriza el uso del transporte automotor y ferroviario interurbano de pasajeros de jurisdicción nacional, por lo que se echa a andar nuevamente (inhabilitado desde el 20 de marzo) uno de los tantos sectores afectados por la pandemia de coronavirus.

Publicada en el Boletín Oficial bajo la Resolución 222/2020, la medida da otro paso hacia la normalización de las actividades en nuestro país, aunque con medidas de prevención y protocolos sanitarios.

De esta forma, quienes decidan utilizar estos servicios «deberán portar el Certificado Único Habilitante para Circulación o exhibir la aplicación Cuidar en su teléfono».

Por su parte, las empresas que ponen a disposición los vehículos tendrán que ajustar sus frecuencias según la demanda pero no pueden superar las que tienen registradas, «procurando no generar aglomeraciones de personas al ascender y descender de las unidades y en la evacuación de las terminales», tal como manifiesta el documento.

Además, la capacidad de los colectivos interurbanos de pasajeros tendrán otra limitante: no podrán superar los 37 pasajeros aquellos denominados semi cama, 26 los cama ejecutivo y 18 la categoría cama suite.

Al respecto de los trenes, la capacidad no puede llegar al 60% por coche en servicio para cumplir con las medidas de Distanciamiento Social, con excepción de los pasajes comprados por un grupo familiar, que pueden sentarse «en butacas adyacentes o de ubicación cercana».

«Las empresas operadoras de servicios de transporte automotor para el turismo nacional y las permisionarias de servicios de transporte automotor de carácter público, de tráfico libre y ejecutivo, podrán continuar prestando los servicios de traslado de trabajadores esenciales de actividades exceptuadas del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio», detalla la resolución que cuenta con la firma del ministro de Transporte, Mario Meoni.