Lionel Messi, el capitán de la selección argentina de fútbol masculino, tuvo un inicio de temporada muy bueno. Si además comparamos este comienzo con el de la temporada anterior, este termina por ser superlativo.

Recordemos que durante su primera temporada en París no disputó el Trofeo de Campeones con París Saint-Germain y en la Ligue 1 jugó recién en la cuarta fecha del certamen.

Esta temporada fue todo lo opuesto: dijo presente en todas las competencias oficiales que su equipo disputó hasta aquí y, además, se hizo presente en la red en ambos encuentros.

Con Messi y Neymar presentes y en gran forma, PSG no extrañó nada a Kylian Mbappé, que se está recuperando de una lesión.

El nuevo director táctico del conjunto francés, Christophe Galtier, le dio a «Leo» el manejo integral de la generación de juego del equipo, algo que con Mauricio Pochettino, por algún motivo, no fue posible.

Al menos en este inicio y durante la pretemporada, a Messi se lo vio más cómodo y, sin duda, con un estado físico mejorado. En el final del partido de la Ligue 1 frente a Clermont Foot 63, el argentino corrió a toda velocidad en una jugada de contra a favor, después de haberlo hecho a lo largo de todo el encuentro.

Hay que recordar que Nasser Al-Khelaïfi, presidente de PSG, dijo que en esta temporada todos iban a ver al mejor Messi de la historia. Al menos en los primeros juegos se lo pudo ver motivado y con la puntería afinada.

Deja una respuesta