Harry Potter y la Cámara Secreta

En su segundo año en Hogwarts, Harry Potter deberá enfrentar una antigua profecía que parece volverse realidad: la enigmática Cámara de los Secretos ha sido abierta y ahora la vida de los estudiantes corre peligro.

Tras el éxito de “Harry Potter y la piedra filosofal”, Chris Columbus regresó a la silla del director (aparentemente, luego de que Frank Oz rechazara la tarea) para la segunda entrega de la popular saga basada en la obra de J.K. Rowling. Mucho más oscura y dramática que su antecesora, “Harry Potter y la cámara secreta” expande el universo del primer film al mismo tiempo que incorpora nuevos y vitales personajes, y anticipa algunas de las tramas troncales de la franquicia. Además, la película sería la última en contar con la participación de Richard Harris en el papel de Albus Dumbledore (luego de su muerte, el mismo año del estreno, ese personaje sería encarnado por Michael Gambon).

Harry Potter y la Piedra Filosofal

Tras ser aceptado en Hogwarts, el joven huérfano Harry Potter comienza su primer año en el prestigioso Colegio de Magia y Hechicería, donde descubrirá la verdad sobre sí mismo y el terrible mal que habita ese mundo.

La película más taquillera del 2001 fue nada menos que el puntapié inicial para toda una franquicia que incluye desde siete secuelas y tres spin-offs, pasando por múltiples videojuegos, cómics, muchos, muchos libros y hasta grandes y muchas atracciones en parques temáticos. Dirigida por Chris Columbus (aparentemente el responsable de “Mi pobre angelito” fue seleccionado de entre una larga lista de directores que incluía a Rob Reiner y al mismísimo Steven Spielberg), la primera adaptación del best-seller de J.K. Rowling fue todo un suceso cinematográfico. Elogiada por la crítica y celebrada por el público en todo el mundo, “Harry Potter y la piedra filosofal” también recibiría tres nominaciones al Oscar: en las categorías de mejor diseño de vestuario, mejor dirección de arte y mejor banda sonora (para el gran John Williams).

La Princesita

Cuando su padre se alista en el ejército para combatir en la Segunda Guerra Mundial, la pequeña Sara viaja a New York para estudiar en un riguroso internado donde su imaginación no tardará en causarle problemas.

Basada en el clásico “El jardín secreto” de Frances Hodgson Burnett, “La princesita” es un relato que anida en la magia, los sueños y la imaginación de los cuentos infantiles. Dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón (“Gravedad”), la película se centra en su pequeña protagonista Sara Crewe, interpretada por la debutante Liesel Matthews, una niña que vive en India pero se ve separada de su padre por la guerra y enfrentada a la estricta disciplina de su nuevo hogar, un colegio pupilo en la ciudad de New York. Una emotiva e inspiradora película para toda la familia, remake del clásico de 1939 protagonizado por Shirley Temple y nominada a dos premios de la Academia en las categorías de mejor fotografía y mejor diseño de arte.

Mad Max

En un futuro cercano, el oficial de policía Max Rockatansky buscará vengar la muerte de su esposa e hijo a manos de una pandilla de criminales motorizados que aterroriza las carreteras desiertas de Australia. Si hablamos de cine y distopía, “Mad Max” es una cita obligada. La primera entrega de la formidable saga creada por el australiano George Miller (“Mad Max: Furia en el camino”) sigue más vigente que nunca. El director mezcla elementos del western, el cine de acción y la ciencia ficción para crear un universo post-apocalíptico, brutal y desolado, repleto de asesinos despiadados en motocicletas. En el centro, el oficial de policía Max Rockatansky -interpretado por un jovencísimo Mel Gibson en su primer papel protagónico en cine-, un antihéroe en plan solo contra todos, movilizado por una profunda sed de venganza. Pese a su presupuesto más que austero -Miller financió la película trabajando como médico en una guardia y pagó a sus extras y a parte de su equipo de filmación… ¡con cerveza!-, el film contiene demenciales secuencias de acción al borde de la ilegalidad que todavía hoy impactan por su nivel de realismo. La película se convirtió en un éxito de taquilla internacional disparando la carrera de Mel Gibson y la de su director, quien luego dirigiría las dos secuelas y un espectacular reboot en 2015.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.