El «Matador» de Victoria dio la gran sorpresa de los cuartos de final de la Copa de la Liga al derrotar a domicilio por 2-1 a River Plate. De esta manera, Tigre se medirá el domingo con Argentinos Juniors, que dejó en el camino a Estudiantes de La Plata.

Tigre edificó su enorme triunfo desde el primer segundo de partido, donde se le plantó de igual a igual al campeón del fútbol argentino. A los cuatro minutos de juego, Mateo Retegui se escurrió entre los defensores centrales del local y rompió el cero en el tanteador con un cabezazo, que superó la resistencia de Franco Armani. Sorpresa total en Núñez.

Lejos de tirarse atrás, el equipo de Diego Martínez defendió distante a su propio arco y fue en busca del segundo tanto, aprovechando ciertos desacoples defensivos del local a la hora de defender y retroceder. River no tuvo el peso ofensivo que lo caracterizó en los últimos encuentros y en ningún pasaje de los primeros 45 minutos fue superior a su rival.

Distinta fue la realidad en la segunda parte, donde el local salió decidido a empatar y dar vuelta la historia. La igualdad llegó con un remate de Enzo Fernández que se metió en el ángulo derecho de Gonzalo Marinelli, quien tuvo una floja reacción.

El local comenzó a crecer en el juego y en su mejor momento recibió el golpe que liquidó el match. Paulo Díaz intentó salir jugando, pero Franco Colidio interceptó el pase, definió con gran categoría ante la salida de Armani y estampó el 2-1 final.

Herido en su orgullo, River fue una y otra vez sobre el arco de Tigre con más ganas que fútbol. El tiempo se consumió a medida de la desesperación «Millonaria», llegó el pitido final de Fernando Espinoza (de muy buen trabajo) y la locura del «Matador».

Argentinos Juniors logró una victoria que tranquilamente puede calificarse de épica. El «Bichito Colorado» viajó a La Plata a medirse con Estudiantes, uno de los dos mejores equipos de la fase regular. El dueño de casa tomó el protagonismo del partido y se puso en ventaja con un gol de Mauro Boselli, a la media hora de juego.

En el complemento, el equipo de La Paternal se quedó con uno menos por la expulsión de Matías Galarza. Con un panorama complicado por delante y en desventaja en el marcador, Argentinos fue tomando el control del partido. A los pocos minutos, Fausto Vera marcó la igualdad con un potente remate a la salida de un córner, que hizo estéril la resistencia de Mariano Andújar.

Gabriel Ávalos se transformó en la figura de los visitantes y del encuentro. El delantero paraguayo obligó constantemente a la defensa local, hizo jugar a sus compañeros y reguló los tiempos del partido. Por su parte, Estudiantes no supo explotar el hombre de más, casi no generó situaciones de juego y abusó del centro a sus dos atacantes.

El partido se clavó en el empate y se encaminó a la lotería de los penales. Allí, el equipo de Gabriel Milito festejó con la atajada en el último penal de Federico Lanzillota frente a Jorge Morel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.