FloresDesde mediados del siglo VIII, en Japón, se mantiene una tradición llamada Hanami: es un vocablo de origen nipón cuyo significado es «mirar flores». Luego de un crudo invierno, desde comienzos de marzo en las islas de Okinawa, hasta fines de abril en la isla de Hokkaid?, los japoneses festejan la llegada de la primavera a través de las diversas floraciones del cerezo («sakura») que, con sus característicos colores y tamaños, ya sean rosas o blancas, adornan parques, lagos, montes y jardines.
Durante todo el año, Japón se prepara para esta gran celebración: sus habitantes, atentos a las novedades que informa al respecto la oficina de meteorología, anhelan la llegada de una de las fiestas de la primavera más esperadas del año. Sin distinción de edades, se reúnen en los parques para contemplar los «sakura» en flor, extienden una lona azul para realizar un picnic o ágape, degustan especialidades locales y realizan la ceremonia del té al pie de estos coloridos árboles: les sacan fotos, los filman, intentan guardar un registro de ese momento tan especial que comparten con sus amigos, familiares e incluso compañeros de trabajo.
JaponNo solo celebran esta festividad durante el día, se extiende también por la noche: lo llaman «yozakura» (cerezos de noche) y en los lugares de mayor afluencia de público, los más turísticos, hay programación de espectáculos musicales, recitado de poemas («haikus») y fuegos artificiales.
Algunos lugares de contemplación del sakura son el Parque Ueno en Tokio (ciudad que atrae a 30 millones de personas), el Parque Naruyama en Kyoto, el paseo que bordea el río Naka Meguro o el foso que rodea el Palacio Imperial.
Para los japoneses, esta tradición tiene un significado especial que va mas allá de la contemplación de las flores del sakura: los invita a realizar una introspección, a reflexionar sobre lo bella, vulnerable y breve que es la vida del hombre, la importancia de disfrutarla intensamente hasta el final y de valorar un bien preciado y escaso: el tiempo. Este pensamiento se debe a que las flores duran solo una o dos semanas en las copas de los cerezos, dependiendo de las variaciones climáticas: si comienza a soplar un gran viento, los árboles se desfloran en un instante. Para ellos, así de efímera es la vida del hombre.
japonEsta festividad hace que los japoneses ofrezcan sus mejores sentimientos hacia el prójimo: simpatía, delicadeza, amabilidad, el poder disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, el respeto y el cuidado de todo lo que pertenece a la comunidad.
La tradición del Hanami enseña a celebrar la vida.

2 comentarios de “Hanami: la tradición de los cerezos

  1. Josi dice:

    Hola Euge, com veras estuve viendo tu nota publicada en este caso llamada Hanami: que es un vocablo de origen nipón cuyo significado según pusiste vos es “mirar flores”, y me encanto tu nota , muy bien explicada y con variedad de fotos, te felicito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.